Muchos Vendrán En Mi Nombre Significado

"Muchos vendrán en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y engañaré a muchos" (Mateo 24:5).

Las apariencias pueden ser engañosas. Todos lo hemos aprendido de una manera u otra. Tal vez de ese libro con una bonita portada que no pudiste pasar del primer capítulo. O de esa comida que tenía una pinta estupenda pero que sabía fatal. O de esa persona que parecía tan agradable pero que acabó traicionando tu confianza.

Todos lo hemos experimentado. Cuando se trata de la Iglesia, Jesús nos enseñó que este mensaje de precaución también se aplica. Nos advirtió acerca de los falsos profetas que venían detrás de Él, que decían ser de Dios, pero que eran engañadores. Es de suma importancia que todo cristiano sepa distinguirlos.

Muchos Vendrán En Mi Nombre Significado

Índice
  1. Engañadores dentro de la Iglesia
  2. Debemos ser conscientes
  3. La necesidad de discernimiento
  4. Conclusión

Engañadores dentro de la Iglesia

En más de una ocasión, Jesús advirtió a sus discípulos sobre las personas que vendrían, afirmando ser suyas, pero que no tenían nada que ver con Él. Jesús dijo que "se levantarán muchos falsos profetas que engañarán a muchos" (Mateo 24:11). Dijo que algunas personas incluso le rechazarían y aceptarían a estos mentirosos en su lugar (Juan 5:43).

Los falsos profetas son aquellos profetas o predicadores que dicen hablar en nombre de Dios, pero su mensaje no procede del Señor (Jeremías 14:14; 23:21,25-27). Jesús compara a esas personas con lobos voraces disfrazados de ovejas, porque son muy peligrosos y engañosos (Mateo 7:15). En el Día del Juicio Final afirmarán haber hecho muchos milagros en nombre de Jesús (Mateo 7:22). Pero Él les dirá: "Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de iniquidad" (Mateo 7:23).

Mira También25 Formas Poderosas De Meditar En La Palabra De Dios25 Formas Poderosas De Meditar En La Palabra De Dios

Muchas personas serán engañadas, pues estos falsos profetas son maestros de la manipulación. Dicen lo que la gente quiere oír (Jeremías 23:16; Miqueas 3:5). Tergiversan la Biblia para justificar sus herejías. Son tan engañosos que, si el Señor lo permitiera, convencerían incluso a los elegidos de Dios (Marcos 13:22). Escritores bíblicos como Pablo, Juan y Pedro también escribieron sobre el peligro de los falsos profetas. Pablo dijo a los efesios que:

  • "Se levantarán hombres de entre vosotros, hablando cosas perversas, para atraer a los discípulos en pos de ellos" (Hechos 20:30 RVR).
  • Juan escribió que "muchos falsos profetas han salido por el mundo" (1 Juan 4:1).

Pedro escribió que "habrá entre vosotros falsos maestros que introducirán secretamente herejías condenables, negando incluso al Señor que los compró, y trayendo sobre sí mismos una rápida destrucción. Y muchos seguirán su camino corrupto" (2 Pedro 2:1-2 RVR). Este es un asunto serio que exige nuestra atención.

Debemos ser conscientes

Cuando Jesús y los apóstoles nos advirtieron sobre los engañadores en la Iglesia, dejaron claro que no debemos confiar en las apariencias. Los falsos profetas "parecen" uno de nosotros. Afirman venir de Jesús y ser verdaderos discípulos. Esto no significa que no podamos confiar en nadie de la Iglesia. Pero cada uno de nosotros debe ser crítico con lo que se predica y enseña, empezando por nuestra comunidad local.

Pablo enseñó a los corintios a poner a prueba toda profecía (1 Corintios 14:29). Juan nos dijo que "no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios" (1 Juan 4:1 RVR). Debemos hacer lo que hicieron los habitantes de Berea cuando escucharon la enseñanza de Pablo y Silas:

"Recibieron la palabra con toda prontitud, y cada día escudriñaban las Escrituras para ver si esto era así" (Hechos 17:11 RV).

A Pablo no le molestó su actitud, sino todo lo contrario. Dijo que los de Berea eran "más nobles que los de Tesalónica" al hacer lo que hicieron (Hechos 17:11 RV). Cuando nos acercamos a un hermano o hermana en Cristo para corregirlo, debemos hacerlo con gentileza, mansedumbre y amor (2 Timoteo 2:25; Efesios 4:2; Proverbios 15:31-32).

Mira TambiénLas 25 Mejores Formas De Estudiar La BibliaLas 25 Mejores Formas De Estudiar La Biblia

Sabemos que incluso los cristianos legítimos cometen errores. Ninguno de nosotros es perfecto. Pero todos necesitamos arrepentirnos y cambiar cuando nos enfrentamos a nuestros errores y pecados.

La necesidad de discernimiento

Jesús y los apóstoles también nos dijeron cómo reconocer a los falsos profetas. Jesús dijo que "los conoceremos por sus frutos" (Mateo 7:16). Al igual que los fariseos de su época, los falsos profetas dicen obedecer la Palabra de Dios, pero no producen frutos de justicia (Mateo 7:15-20), como el arrepentimiento de sus pecados, el amor absoluto a Dios, el amor a las personas, etc. (Mateo 7:17).

Todo lo bueno que hicieron, lo hicieron por orgullo, para ser admirados por los hombres (Mateo 6:2,5). El apóstol Pedro describió a los falsos profetas en el capítulo 2 de 2 Pedro. Aunque montan un espectáculo para fingir que son discípulos legítimos de Jesús, "no pueden dejar de pecar" (2 Pedro 2:14 RVR). Incluso manipulan la Palabra de Dios para justificar su pecado.

Más que nada, es el Espíritu Santo quien nos ayuda a discernir la verdad. Juan escribió que "tenéis un entendimiento del Santo, y conocéis todas las cosas" (1 Juan 2:20 RVR). Juan también escribió:

"Somos de Dios. El que conoce a Dios nos oye, y el que no es de Dios no nos oye. En esto conocemos el espíritu de la verdad y el espíritu del error" (1 Juan 4: 6).

Las voces de los apóstoles nos llegan hoy a través de la Biblia. Quien enseñe algo contrario a la verdad revelada en la Biblia está enseñando por un espíritu de error. Nadie es perfecto. Cualquiera puede cometer errores. Pero debemos conocer la Biblia y estar llenos del Espíritu Santo para poder discernir a los falsos profetas y enfrentarnos a ellos como nos enseña la Biblia.

Mira También20 Ideas De Alcance Comunitario De Grupos De Jóvenes Para Tu Programa Ministerial20 Ideas De Alcance Comunitario De Grupos De Jóvenes Para Tu Programa Ministerial

Conclusión

Los falsos profetas son tan antiguos como el Antiguo Testamento, y siguen existiendo hoy en día. Vienen del interior de la Iglesia. Engañan a muchas personas para que crean sus mentiras. Manipulan la Palabra de Dios y alejan a la gente del Señor.

Jesús dijo que Sus ovejas deben conocer Su voz, para que no puedan ser engañadas por otros (Juan 10:4-5,8). Debemos conocer a Jesús, saber lo que la Biblia enseña sobre Él y conocer "Su voz". Entonces podremos reconocer a los falsos profetas que dicen venir en Su nombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir