Las 25 Mejores Formas De Estudiar La Biblia

Todo cristiano sabe que es importante estudiar la Biblia sistemáticamente. Es la Palabra de Dios, y necesitamos familiarizarnos con ella para crecer en nuestra relación con Dios y vivir de forma que le agrade.

Formas de estudiar la Biblia

Aquí tienes las 25 mejores maneras de empezar o impulsar tu estudio bíblico.

Índice
  1. 1. Resaltar palabras clave y versos
  2. 2. Toma notas
  3. 3. Estudia toda la Biblia
  4. 4. Estudiar libros enteros
  5. 5. Estudia los capítulos
  6. 6. Estudia pasajes específicos de la Biblia.
  7. 7. Estudia los versos
  8. 8. Estudia palabras concretas
  9. 9. Estudia a los personajes
  10. 10. Temas de estudio
  11. 11. Estudia las historias
  12. 12. Utiliza los diccionarios
  13. 13. Utiliza referencias cruzadas
  14. 14. Utiliza biblias de estudio o comentarios bíblicos
  15. 15. Compara diferentes traducciones
  16. 16. Haz preguntas y busca respuestas
  17. 17. Escribe versos a mano
  18. 18. Parafrasea los versos
  19. 19. Resume lo que has leído
  20. 20. Escribe en un diario lo que has aprendido
  21. 21. Memorizar versos
  22. 22. Céntrate en las lecciones de aplicación en la vida
  23. 23. Meditar
    1. 24. Ora por las Escrituras
  24. 25. Estudiar con un grupo
  25. Conclusión

1. Resaltar palabras clave y versos

Una buena forma de anotar conceptos valiosos durante tu estudio bíblico es subrayar palabras, versículos o pasajes clave. Puedes utilizar colores específicos de rotuladores o lápices de colores para llamar la atención sobre determinados temas.

Por ejemplo, puedes utilizar un color para destacar los pasajes de la Biblia que enseñan algo sobre Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo.

Puedes utilizar otro color para destacar los mandatos de Dios (incluidos los imperativos de Jesús en el Nuevo Testamento), etc. La próxima vez que mires esta página, un rápido vistazo te dirá las partes importantes de este texto.

Mira También20 Ideas De Alcance Comunitario De Grupos De Jóvenes Para Tu Programa Ministerial20 Ideas De Alcance Comunitario De Grupos De Jóvenes Para Tu Programa Ministerial

2. Toma notas

Otra buena forma de registrar lo que te ha llamado la atención en el texto bíblico es escribir notas en los márgenes de tu Biblia. Estas notas te ayudarán a recordar lo que has aprendido de ese pasaje específico de la Escritura cuando vuelvas a él más tarde.

Puedes utilizar una Biblia de diario con márgenes más amplios si quieres más espacio para escribir. Si no te gusta la idea de escribir en tu Biblia impresa, puedes utilizar una aplicación en tu smartphone para registrar tanto tus subrayados como tus notas.

3. Estudia toda la Biblia

El objetivo de leer toda la Biblia es obtener una visión general de la Palabra de Dios. Tener presente esta visión de conjunto te permite comprender mejor los pasajes concretos y cómo encajan en el gran esquema de la revelación de Dios. Es como tener la imagen del puzzle en tu mente mientras conectas las piezas.

Puedes seguir un plan de lectura de la Biblia, en el que marques las lecturas de cada día. También puedes leer tres capítulos al día, y terminarás toda la Biblia en aproximadamente un año. Mientras lees, subraya los versículos y las frases que te llamen la atención. Puedes volver a ellos más tarde cuando hagas otros estudios bíblicos sobre capítulos o pasajes.

4. Estudiar libros enteros

Antes de centrar tu estudio bíblico en capítulos o pasajes concretos de la Escritura, comienza con una reflexión global sobre todo ese libro de la Biblia. Primero, busca una introducción a ese libro en una Biblia de estudio. Te dará información sobre el autor (si se conoce), la finalidad del libro, un resumen de su contenido, etc.

Luego lee todo el libro varias veces, subrayando y tomando notas a medida que avanzas. Presta especial atención a los personajes y lugares clave. Subraya las palabras o frases que aparezcan a menudo. Por ejemplo, si estás estudiando el libro de Filipenses, las palabras "alegría" y "alégrate" llamarán tu atención e indicarán el mensaje principal de esta carta.

Mira TambiénLos Ángeles En La Biblia - Explicación De 25 Versículos Bíblicos Sobre Los ÁngelesLos Ángeles En La Biblia - Explicación De 25 Versículos Bíblicos Sobre Los Ángeles

Si decides estudiar este libro más a fondo, puedes estudiarlo capítulo por capítulo, y luego pasajes, versículos y estudios de palabras de los textos clave. Puedes empezar con un libro pequeño, como Jonás o Filemón, antes de pasar a libros más grandes y complejos.

5. Estudia los capítulos

Utiliza el estudio de los capítulos como complemento al estudio de los libros. Después de comprender el mensaje general de un libro, puedes seguir con una inmersión profunda capítulo a capítulo. Esto profundizará tu comprensión del libro.

Cuando te centres en un capítulo, busca palabras e ideas que parezcan más importantes en esa parte del texto bíblico. También puedes utilizar otros métodos, como resumir el contenido del capítulo, subrayar, tomar notas, entre otras cosas. Recuerda que las divisiones de capítulos y versículos no estaban presentes en el texto bíblico original. Su objetivo es ayudarnos a navegar por el texto bíblico.

6. Estudia pasajes específicos de la Biblia.

La mayoría de las Biblias actuales dividen los capítulos en secciones más pequeñas. Estas secciones suelen tener un título, y presentan un episodio o tema de ese capítulo. Por ejemplo, la sección titulada "Los Magos visitan al Mesías" en la NVI (Nueva Versión Internacional) se encuentra en Mateo 2:1-12 (es una sección del capítulo 2 del libro de Mateo).

Aunque el texto original de la Biblia no incluya estas divisiones, puedes utilizarlas para organizar tu estudio bíblico. Si quieres centrarte en secciones más pequeñas que en capítulos para cada sesión de estudio, puede que prefieras este método de estudio de la Biblia.

Asegúrate de utilizar la misma Biblia para elegir los temas específicos, ya que pueden variar según la versión y la edición de la Biblia.

Mira TambiénLos 66 Libros De La Biblia En Orden Cronológico (Cuándo Y Quién Los Escribió)Los 66 Libros De La Biblia En Orden Cronológico (Cuándo Y Quién Los Escribió)

7. Estudia los versos

Puedes utilizar los estudios de versículos para profundizar en los versículos más complejos o complicados. Esto te ayudará a prestar atención a cada palabra del texto bíblico. No es necesario que hagas un estudio de palabras en esta fase, pero puedes seleccionar palabras y estudiarlas más adelante.

Empieza por resaltar los verbos, y luego comprueba su sujeto y su(s) objeto(s). Ten en cuenta que el sujeto y el objeto pueden estar en un verso diferente. Compara diferentes traducciones para obtener formulaciones alternativas de este texto. Este estudio te ayudará a comprender mejor este versículo y su mensaje.

8. Estudia palabras concretas

Un estudio de palabras puede requerir más herramientas de estudio que otros métodos. Se trata de estudiar una palabra concreta, preferiblemente utilizando las palabras originales en griego (Nuevo Testamento) y en arameo o hebreo (Antiguo Testamento). Tu estudio será más rico si exploras el texto en las lenguas originales.

Si no puedes, aún puedes hacer un estudio de palabras con sólo un diccionario, un diccionario bíblico y una referencia cruzada. Primero, busca la palabra en los diccionarios. Luego busca otras traducciones para ver si utilizan otras palabras en el mismo versículo. Si lo hacen, esto te ayudará a identificar el significado correcto entre las diferentes acepciones que encontrarás en los diccionarios.

Al utilizar la referencia cruzada de la Biblia, también puedes buscar otras apariciones de la palabra en el mismo capítulo o libro y ver cómo la utiliza el autor de la Biblia. Al final, tendrás una mejor idea de lo que significa una palabra concreta en ese versículo.

9. Estudia a los personajes

La Biblia tiene muchos personajes fascinantes, y muestra lo bueno y lo malo que hay en ellos. Leemos sus actos de fe más sorprendentes, así como sus fracasos más vergonzosos. Sus biografías son relevantes para todo hijo de Dios.

Mira También25 Señales De Que Es El Hombre Que Dios Tiene Para Ti25 Señales De Que Es El Hombre Que Dios Tiene Para Ti

Un estudio bíblico biográfico es una forma excelente de obtener nuevas perspectivas y ejemplos de la vida de nuestros héroes de la fe. Así que el primer paso es elegir un personaje y buscar todas las referencias que lo mencionen.

Puedes utilizar una aplicación de la Biblia o un sitio web que tenga una herramienta de búsqueda. Luego puedes utilizar otras técnicas de estudio para recopilar una biografía y obtener lecciones que puedas aplicar a tu propia vida.

10. Temas de estudio

Los estudios temáticos o por temas son más difíciles, pero también son muy gratificantes porque te permiten comprender mejor temas concretos. Aprenderás lo que la Biblia enseña sobre el tema.

Puedes empezar eligiendo un versículo clave que introduzca ese tema. Luego busca los versículos relacionados en una referencia cruzada de la Biblia. También puedes buscar el tema en el diccionario bíblico.

Una Concordancia Bíblica te dará una lista de versículos que tratan el mismo tema. Luego puedes comparar estos versículos y ver lo que todos ellos enseñan sobre el tema.

11. Estudia las historias

La Biblia contiene muchas historias que nos hablan de la interacción de Dios con la humanidad. Conocemos historias como la creación, el diluvio, la huida de Egipto y muchas otras historias del Antiguo Testamento.

Mira También50 Maneras Poderosas De Acercarnos A Dios50 Maneras Poderosas De Acercarnos A Dios

La Biblia también nos cuenta la historia de la vida de Jesús en los cuatro evangelios. Y tenemos las historias de los apóstoles (especialmente del apóstol Pablo) en los Hechos.

Puedes estudiar estas historias y unirlas, como las piezas de un rompecabezas, para componer la gran historia de la redención. Son historias valiosas que nos enseñan lecciones sobre Dios, su pueblo y nosotros mismos. Aprender los relatos individuales y conectarlos entre sí nos ayuda a comprender mejor el conjunto de la Escritura.

12. Utiliza los diccionarios

Nunca subestimes la importancia de comprender el significado de una palabra. Una sola palabra, si se malinterpreta, puede cambiar todo el significado de un verso. En términos prácticos, puede afectar a cómo aplicas esta verdad a tu vida.

Por este motivo, los diccionarios son herramientas esenciales para tu estudio de la Biblia. Necesitarás al menos un diccionario de español. También puedes añadir un diccionario bíblico a tu biblioteca o utilizar una de las muchas opciones gratuitas o de pago disponibles en Internet.

Los diccionarios te darán una lista de posibles significados de una palabra. El contexto te ayudará a identificar cuál es la correcta para cada aparición de esa palabra. Si no estás seguro, también puedes comparar el texto con otras traducciones de la Biblia y ver si una redacción diferente te ayuda a entenderlo mejor.

13. Utiliza referencias cruzadas

Las referencias cruzadas se refieren a otros versículos de la Escritura que contienen la misma información o una similar a la del versículo que estás leyendo. Pueden indicar la fuente de una referencia. Por ejemplo, un versículo del Nuevo Testamento que cita el Antiguo Testamento tiene una referencia cruzada que indica dónde se encuentra el texto original citado.

También pueden referirse a versiones similares del mismo texto. Por ejemplo, un versículo del Evangelio de Juan puede tener referencias cruzadas con versículos de Mateo, Marcos o Lucas si cuentan la misma historia.

Utilizar las referencias cruzadas es especialmente útil si estás estudiando un tema concreto o si quieres encontrar otras referencias bíblicas relacionadas con un versículo específico. Algunas Biblias contienen referencias cruzadas en sus notas a pie de página. También puedes encontrarlas en Biblias de estudio o en recursos online.

14. Utiliza biblias de estudio o comentarios bíblicos

Los autores de la Biblia vivían en contextos radicalmente diferentes a los de la mayoría de nosotros. Su contexto cultural era muy diferente al nuestro. Su contexto histórico está al menos dos milenios alejado del nuestro. Esto dificulta la comprensión de algunas cosas que han escrito.

Pero no dejes que estas dificultades te desanimen. Unas buenas Biblias de estudio, comentarios bíblicos y otros libros pueden ayudarte a salvar la distancia. Pero asegúrate de estudiar el texto por ti mismo antes de utilizar estos recursos. Además, antes de elegir un Comentario Bíblico, comprueba si es compatible con las doctrinas de tu denominación.

15. Compara diferentes traducciones

Hay muchas traducciones excelentes . Y, hoy en día, ni siquiera tienes que gastar dinero para comprarlos. Sólo tienes que instalar una buena aplicación de la Biblia en tu smartphone, y listo. Si sabes griego o hebreo bíblico, aún mejor.

Utiliza diferentes versiones para comparar cómo cada grupo de traductores eligió traducir los versículos que estás estudiando. Recuerda que cada traducción tiene una finalidad diferente y utiliza técnicas distintas.

Algunas versiones pretenden mantener una redacción similar a la de las lenguas originales, lo que hace que el texto final sea más difícil de entender para el ciudadano de a pie.

Otras versiones utilizan un vocabulario más contemporáneo, lo que facilita la comprensión del texto traducido. La comparación de versiones te permite leer otras traducciones del mismo versículo. Esto te ayudará, especialmente con la interpretación bíblica de frases largas y complejas.

16. Haz preguntas y busca respuestas

Una forma poderosa de estudiar la Biblia y sacar más provecho de su lectura es formular preguntas sobre el texto y buscar las respuestas. Por ejemplo, puedes preguntar:

  • ¿Qué me dice este pasaje de la Biblia sobre Dios?
  • ¿Hay aquí algún mandamiento que deba obedecer?
  • ¿Hay algún pecado que deba evitar?
  • ¿Hay alguna promesa de Dios que se aplique a mí?
  • ¿Qué puedo aprender de este episodio que pueda aplicar a mi vida diaria?

Estas preguntas te ayudarán a encontrar las lecciones clave de cada texto. Puedes inventar tus propias preguntas para obtener más información de los textos bíblicos.

17. Escribe versos a mano

Escribir versos a mano no es simplemente escribir el texto. Así que no lo sustituyas por una alternativa digital, como copiar y pegar el texto en una aplicación para tomar notas en tu smartphone. La idea es utilizar papel y bolígrafo y escribir a mano el versículo bíblico.

Asegúrate de prestar atención a cada palabra que escribas. Presta atención a la elección de palabras y a la estructura de las frases. Si te gustan las formas creativas de estudiar la Biblia, puedes utilizar letras u otras formas artísticas de trabajar con el texto. Este ejercicio puede darte nuevas ideas, incluso si ya has estudiado el versículo.

18. Parafrasea los versos

Una buena forma de hacer que organices la información que has aprendido en un verso y de comprobar si lo has entendido es parafrasear el texto. Esto significa que reescribirás el texto con tus propias palabras. Puedes hacerlo con grupos de versículos o pasajes.

Ten cuidado de no utilizar un solo verso que contenga sólo una parte de la frase, ya que a veces las frases largas abarcan varios versos. Utiliza la frase completa, aunque ocupe varios versos. También haz lo posible por evitar la simple sustitución de las palabras originales por sinónimos. Reformúlalo completamente.

19. Resume lo que has leído

Resumir un texto es un ejercicio que puede ayudarte a tener una idea clara de lo que has aprendido. Al igual que la paráfrasis, también te ayuda a identificar las partes del texto que no has entendido bien. También te ayuda a organizar la información en tu mente.

Cuando resumes, tienes que encontrar los puntos principales del texto. Tienes que ser objetivo porque el resumen debe ser mucho más breve que el original. Puedes resumir un tema, un capítulo o grupo de capítulos, o un libro entero. Luego puedes entrar en detalles en un estudio de versículos o palabras.

20. Escribe en un diario lo que has aprendido

Incluso si no te gusta llevar un diario, puedes tener un diario para registrar tus sesiones de estudio de la Biblia y lo que has aprendido de ellas.

Puedes escribir a mano los versículos de la Biblia y redactar tus resúmenes o paráfrasis. También puedes anotar la información que hayas encontrado al consultar diccionarios, Biblias de estudio y comentarios bíblicos.

Luego, después de haber meditado sobre todo lo que has estudiado sobre el pasaje bíblico, puedes escribir tus propias ideas sobre el texto bíblico y las lecciones que has aprendido. Esto será valioso cuando decidas volver a revisar esta información más adelante.

21. Memorizar versos

Memorizar versículos de la Biblia es una gran manera de acercarse a la Palabra de Dios. Te facilitará el recuerdo de los pasajes bíblicos importantes cuando los necesites, y ayuda a introducirlos en nuestro corazón. Cuando estés rezando, hablando con alguien o necesites una palabra de seguridad, estos versos memorizados te serán especialmente útiles.

La memorización es un ejercicio de repetición. Por eso, cuando elijas un verso o un grupo de versos para memorizar, debes tenerlos en cuenta. Escríbelas repetidamente, utilízalas como imagen de la pantalla de bloqueo de tu smartphone y repítelas a ti mismo a lo largo del día.

22. Céntrate en las lecciones de aplicación en la vida

Puedes utilizar diferentes métodos de estudio de la Biblia, como hemos visto hasta ahora, y también puedes utilizar diferentes enfoques. Puedes centrar tu estudio de la Biblia no sólo en aprender sobre Dios, las historias de la Biblia, sus doctrinas, etc., sino también en aprender sobre la propia Biblia. También puedes centrarte en obtener lecciones prácticas que puedas aplicar a tu vida diaria.

Puedes aprender qué hacer y qué no hacer a partir de muchos ejemplos en las Escrituras. También puedes aprender buenos hábitos. Por ejemplo, puedes aprender a rezar rezando los Salmos. De este modo, tu estudio de la Biblia no sólo servirá para adquirir conocimientos, sino que también transformará tu vida.

23. Meditar

Cuando hayas terminado el estudio más técnico de la Palabra de Dios y hayas comprendido el texto, debes meditar en lo que te ha enseñado. Es entonces cuando interiorizas estas lecciones y las llevas en tu corazón. Piensa en lo que tienes que cambiar en tu vida para seguir la voluntad de Dios.

Piensa en lo que has aprendido sobre el Señor, en cómo fortalece tu fe y tu confianza en Él. Piensa en cómo puedes servir mejor a Jesucristo y a su Iglesia. Y así sucesivamente.

24. Ora por las Escrituras

Hay muchas formas diferentes de orar. Puedes utilizar las escrituras para aprender a orar, a hablar con Dios. Por ejemplo, puedes usar los Salmos como base para tus oraciones. Encontrarás a los salmistas en muchas situaciones diferentes, desde sentimientos de extrema alegría hasta de profunda tristeza. Estos salmos te ayudarán a hablar con Dios cada vez que experimentes ocasiones similares.

También puedes orar para que Dios te ayude a hacer lo que el texto te enseña. O puedes pedirle que te ayude a cambiar algo en tu vida. Por ejemplo, si lees el texto que enseña que debemos perdonar a los demás, puedes orar y pedir al Señor que te ayude a perdonar a esas personas concretas que te han hecho daño.

25. Estudiar con un grupo

El tiempo de estudio bíblico individual es esencial para nuestra vida cristiana. Necesitamos pasar un tiempo diario a solas con Dios y su palabra. Sin embargo, estudiar la Biblia con otros es también una forma valiosa de ayudarse mutuamente a crecer en la Palabra de Dios y en la comunión.

Puedes utilizar diferentes métodos para estudiar la Biblia en grupo. El intercambio de ideas y experiencias enriquecerá la comprensión de las Escrituras de todos.

Conclusión

Todo cristiano necesita pasar tiempo de calidad con la Palabra de Dios cada día. No importa si eres un creyente experimentado o uno nuevo, necesitas estudiar las Escrituras. Prueba las sugerencias de este artículo y elige tus métodos de estudio bíblico favoritos. No olvides pedir la ayuda de Dios, a través del Espíritu Santo, para comprender y aplicar el texto bíblico a tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir