Adorar Al Señor En La Belleza De La Santidad Significado y Meditación

"Adorad al Señor en la belleza de la santidad; temed ante él, toda la tierra." (Salmo 96:9). El libro de los Salmos es el más extenso de la Biblia y uno de los más ricos en forma y contenido. En el fondo es una colección de poemas y proclamas de adoración, todos ellos imbuidos de un singular amor y temor a Dios.

Este salmo nos permite preparar nuestras mentes y cuerpos para la alabanza, para centrarnos juntos en la adoración en su presencia, y ver cómo esto nos prepara para una vida de justicia y santidad aquí y en el cielo. Veamos cómo podemos explicar este hermoso salmo y qué enseñanzas podemos extraer:

Adorar Al Señor En La Belleza De La Santidad Significado y Meditación

Índice
  1. 1. Adoración en la belleza de la santidad
  2. 2. Acogidos con el cuerpo en santidad
  3. 3. Caminar en las bendiciones de la santidad
  4. 4. Difusión mundial de Su Santidad
  5. 5. Espera del brillo de la santidad
  6. Conclusión

1. Adoración en la belleza de la santidad

¿Qué significa adorar en "la belleza de la santidad"? En realidad, el texto hebreo se traduce mejor como "adorno". En la antigüedad, a los sacerdotes se les indicaba que debían llevar una vestimenta determinada para su trabajo en el templo. Estas prendas estaban apartadas, o eran sagradas, en virtud de su fabricación y función. Los sacerdotes debían lavarse el cuerpo antes y después de llevarlo.

La clave aquí no son las prendas en sí, sino lo que representan. Anteriormente, en el salmo se nos ordena cantar a Dios con alabanza (Salmo 96:1) y dar gloria y honor a Su Nombre (Salmo 96:7). Su presencia es mucho más grande de lo que podemos comprender, y es la fuente de todo lo que es bueno y bello en la creación (Salmo 96:6).

2. Acogidos con el cuerpo en santidad

No podemos adorarle solos siempre. También se nos ordena adorar con otros creyentes. Durante el Antiguo Testamento, los hijos de Israel eran considerados el pueblo elegido del Dios que se revelaba como Yahvé (Deuteronomio 7:6). Sin embargo, no estaban exentos de mostrar cortesía y preocupación hacia otras naciones (Levítico 19:34).

Mira También20 Maneras De Amar A Dios Con Todo Tu Corazón, Alma, Mente Y Fuerza20 Maneras De Amar A Dios Con Todo Tu Corazón, Alma, Mente Y Fuerza

Los pueblos circundantes, generalmente denominados gentiles en la Biblia, debían ser respetados y protegidos por orden directa del Señor. Aunque el favor único de Dios recae en Israel, en ocasiones utilizó a personas de otras naciones y culturas como instrumentos de Su voluntad y receptores de Su gracia.

Las frases "toda la tierra" y "las naciones" se mencionan dos veces en este salmo, y el mandato de honrar a Dios se da a "las tribus del pueblo", lo que incluye a personas de todas las naciones y lenguas. Todos debemos adorar a Dios juntos y reconocerlo como Señor y Creador sobre toda la tierra.

3. Caminar en las bendiciones de la santidad

No se trata de una mera palabrería o de una alabanza vacía; estamos llamados a poner en práctica este amor en nuestra vida cotidiana. Debemos alabarle continuamente y hablar a los demás de su salvación (Salmo 96:2). Debemos proclamar sus justos juicios a todo el mundo, no sólo a los creyentes (Salmo 96:10). Después de todo, una vida de devoción es el único sacrificio aceptable por todo lo que Él ha hecho por nosotros (Romanos 12:1).

4. Difusión mundial de Su Santidad

No somos los únicos en cantar las alabanzas de Dios. Los cielos y la tierra, el mar y el cielo, los árboles y todo ser viviente están llamados a proclamar su bondad y a gritar de alegría (Salmo 96:11-12). Cuando el propio Jesús fue reprendido por los fariseos por la adulación que recibía, contestó que si la gente se callara, las propias rocas gritarían (Lucas 19:40).

El apóstol Pablo reconocería más tarde que el mundo creado por Dios es un testimonio vivo, que respira y habla activamente de Su poder y fuerza (Romanos 1:20). También afirmaría que todo el universo espera la redención y la restauración definitiva de Dios de su estado caído, y que nosotros, como cristianos, tenemos el mismo deseo de la presencia perfecta y santa de Dios (Romanos 8:18-27).

5. Espera del brillo de la santidad

Este salmo termina con la mirada puesta en el futuro, lo que le da un aire de profecía en medio de la adoración y la alabanza. El último verso es un grito que espera el regreso de Dios para juzgar al mundo y recibir a sus hijos (Salmo 96:13). Muchos libros de profecías contienen oráculos como éste, que miran más allá del juicio y la condena y llaman al tiempo en que el castigo se habrá cumplido y la misericordia de Dios encontrará su expresión perfecta.

Mira También¿Dónde Estaba Dios El 11 De Septiembre?¿Dónde Estaba Dios El 11 De Septiembre?

El libro del Apocalipsis comienza con palabras de aliento del propio Jesús en los pasajes que contienen las cartas a varias de las primeras iglesias (Apocalipsis 2-3). Estas iglesias son elogiadas por su fidelidad, reprendidas por sus fracasos, animadas a confiar en Él y se les promete una bendición por su perseverancia.

Conclusión

Este mundo no es más que una sombra del brillo y la gloria del cielo. Sólo podemos conocer a Dios parcial e imperfectamente en esta vida (1 Corintios 13:12), pero contemplaremos su esplendor cuando estemos ante él renovados.

Por ahora, salmos como éste nos permiten vislumbrar la belleza que un día contemplaremos en toda su plenitud. Podremos ponernos esta prenda de alabanza (Isaías 61:3) y hablar a los demás de la santidad y la justicia de Dios como testigos fieles de Su salvación (Mateo 28:19-20).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir