25 Importantes Ejemplos De Orgullo En La Biblia

Según la Biblia, el orgullo es cuando uno piensa demasiado en sí mismo. El orgullo pecaminoso suele implicar que pienses y actúes de una manera que demuestra que te crees mejor que Dios y/o que las personas que te rodean.

Puesto que no todo el orgullo es pecaminoso, veamos 25 ejemplos importantes de orgullo en la Biblia para saber exactamente qué es el orgullo pecaminoso, de modo que podamos examinar nuestro propio orgullo en nuestra vida.

25 importantes ejemplos de orgullo en la Biblia

Índice
  1. 1. Jesús es golpeado y burlado por los guardias
  2. 2. La negativa de Naamán a entrar en el agua
  3. 3. Simón el mago intenta comprar el Espíritu Santo
  4. 4. Orgullo en todos nuestros corazones
  5. 5. Adán y Eva comen el fruto prohibido
  6. 6. Saulo persigue a la Iglesia
  7. 7. El juicio de Goliat sobre David
  8. 8. La estatua de oro de Nabucodonosor
  9. 9. El fariseo juzga a la mujer pecadora
  10. 10. El orgullo del espíritu altivo
  11. 11. La oposición de los orgullosos
  12. 12. Judas vende a Jesús por 30 monedas de plata
  13. 13. El fariseo que se cree mejor que un recaudador de impuestos
  14. 14. El orgullo de tus posesiones
  15. 15. Orgullo de los buenos dones que Dios nos ha dado
  16. 16. El orgullo nos impide servir a los demás
  17. 17. El orgullo oculto en los discípulos
  18. 18. El orgullo de construir una torre para llegar a Dios
  19. 19. Herodes intenta ser Dios
  20. 20. El Faraón se niega a escuchar a Dios
  21. 21. El orgullo de los ojos altivos
  22. 22. El engaño del orgullo
  23. 23. El orgullo de Uzías conduce a la muerte de muchos
  24. 24. Jonás huye de Dios
  25. 25. Amarse a sí mismo más que a Dios
  26. Conclusión

1. Jesús es golpeado y burlado por los guardias

"Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al cuartel general del gobernador, y reunieron a todo el batallón ante él. Lo desnudaron y lo vistieron con un manto de color escarlata, y retorciendo una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Y arrodillándose ante él, se burlaban diciendo: "¡Salve, Rey de los judíos! Y escupiendo sobre él, tomaron la caña y le golpearon en la cabeza". (Mateo 27:27-30)

C.S. Lewis dijo: "El vicio esencial, el mal absoluto, es el orgullo. Vemos el orgullo, el mal absoluto, en acción cuando los guardias toman al Rey del Universo, Jesucristo, y lo tratan como si no fuera mejor que la basura. Golpean y se burlan de Jesús antes de enviarlo a la cruz, tratando a Jesús como si estuviera por debajo de ellos".

2. La negativa de Naamán a entrar en el agua

"Eliseo le envió un mensajero, diciendo: 'Ve y lávate en el Jordán siete veces, y tu carne se recuperará y quedarás limpio'. Pero Naamán se enfadó y se marchó diciendo: "He aquí que yo pensaba que él saldría a mi encuentro y se pondría de pie para invocar el nombre del Señor, su Dios, y agitaría su mano sobre el lugar y sanaría al leproso" (2ª Reyes 5:10-11 RVR).

Mira Tambiénlecturas fúnebresLos 50 Mejores Versos De Los Salmos Para Los Funerales

Naamán tenía una grave enfermedad llamada lepra, que acabaría matándolo si no se hacía nada. Eliseo le dijo a Naamán que Dios le sanaría si Naamán iba a lavarse en el Jordán, que era una masa de agua muy sucia. Naamán era demasiado orgulloso para hacerlo, pero al final cambió de opinión y quedó curado.

3. Simón el mago intenta comprar el Espíritu Santo

"Al ver Simón que el Espíritu se daba por la imposición de manos de los apóstoles, les ofreció dinero, diciendo: "Dadme también a mí este poder, para que todo el que os imponga las manos reciba el Espíritu Santo". (Hechos 8:18-19)

Simón vio al Espíritu Santo actuando a través de los Apóstoles, y quiso el mismo don. En un acto máximo de orgullo, Simón intentó comprar el don del Espíritu Santo con dinero. Intentó tomar un regalo que provenía de la gracia de Dios y comprarlo para su propio placer orgulloso.

4. Orgullo en todos nuestros corazones

"Por eso, Dios los entregó en la lujuria de sus corazones a la impureza, a la deshonra de sus cuerpos entre ellos, porque cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura antes que al Creador, que es bendito por los siglos. Amén". (Romanos 1:24-25)

Hay momentos en toda nuestra vida en los que pecamos haciendo lo que Dios no quiere que hagamos. Elegimos utilizar las cosas buenas que Dios nos ha dado para el placer egoísta. Somos personas orgullosas por hacer lo que queremos en lugar de hacer lo que el Creador nos ha llamado a hacer.

5. Adán y Eva comen el fruto prohibido

"Y cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era un deleite para los ojos, y que había que desearlo para llegar a ser sabio, tomó de su fruto y comió; y dio también un poco a su marido, que estaba con ella, y éste comió". (Génesis 3:6)

Mira TambiénLas 50 ideas más rentables para recaudar fondos para tu iglesiaLas 50 Ideas Más Rentables Para Recaudar Fondos Para Tu Iglesia

Cuando Dios creó el universo, dio a los primeros humanos, Adán y Eva, una regla. No era comer el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Debido a su orgullo, pensaron que sabían más que Dios y comieron el fruto de todos modos.

6. Saulo persigue a la Iglesia

"Aquel día se levantó una gran persecución contra la iglesia de Jerusalén, y todos fueron dispersados por las regiones de Judea y Samaria, excepto los apóstoles. Los hombres devotos enterraron a Esteban y se lamentaron mucho por él. Pero Saulo asoló la iglesia y, entrando en una casa tras otra, arrastró a hombres y mujeres y los metió en la cárcel". (Hechos 8:1-3)

Saulo, que más tarde se convirtió en el apóstol Pablo, que escribió la mayor parte del Nuevo Testamento, persiguió a la Iglesia primitiva. Antes de conocer a Jesús, Saulo era una persona orgullosa que se creía mejor que los cristianos judíos. Saúl se creía con derecho a golpearlos, encarcelarlos y matarlos.

7. El juicio de Goliat sobre David

"El filisteo se adelantó y se acercó a David, con su escudero delante. Y cuando el filisteo miró y vio a David, lo despreció, porque sólo era un joven, de aspecto fuerte y apuesto". (1 Samuel 17:41-42 RVR)

El filisteo, que es Goliat, mira al joven David y piensa que éste no es un oponente digno de luchar. El orgullo pecaminoso de Goliat sólo le permite mirar el exterior de David, no su corazón. Es bueno que Dios juzgue nuestros corazones y no nuestras apariencias físicas.

8. La estatua de oro de Nabucodonosor

"El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro, cuya altura era de sesenta codos y la anchura de seis codos. Lo instaló en la llanura de Dura, en la provincia de Babilonia. Y el heraldo proclamó a gran voz: 'Se os ordena, pueblos, naciones y lenguas, que os postréis y adoréis la imagen de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado, cuando oigáis el sonido del cuerno, de la flauta, de la lira, del trígono, del arpa, de la gaita y de toda otra música. (Daniel 3:1&4-5 RVR)

Mira También30 Escrituras Bíblicas Alentadoras Sobre Ser Positivo30 Escrituras Bíblicas Alentadoras Sobre Ser Positivo

En el libro de Daniel, el rey Nabucodonosor hace una gigantesca estatua de oro de sí mismo y obliga a todos a inclinarse ante ella. El pecado de soberbia se manifiesta aquí en que Nabucodonosor se antepone a Dios. Más adelante, en el libro de Daniel, el orgullo de Nabucodonosor le lleva a pasar momentos muy difíciles en su vida.

9. El fariseo juzga a la mujer pecadora

"Uno de los fariseos le pidió que comiera con él. Entró en la casa del fariseo y se sentó a comer. Y he aquí que una mujer de la ciudad, que era pecadora, al oír que él estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro lleno de ungüento, y poniéndose detrás de él, a sus pies, llorando, comenzó a mojarle los pies con sus lágrimas y a enjugarlos con los cabellos de su cabeza, y luego le besó los pies y se los ungió con el ungüento. Al ver esto, el fariseo que le había invitado se dijo: "Si este hombre fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le toca, pues es una pecadora". (Lucas 7:36-39)

La mujer pecadora, que probablemente era una prostituta, limpia los pies de Jesús y le pone un perfume de olor agradable. El fariseo, en lugar de ver a una mujer que necesita el amor de Jesucristo, la juzga y ve a una mujer que considera la escoria de la sociedad (como alguien que satisface la lujuria de la carne de los hombres). Esta persona orgullosa juzga a la mujer porque se considera mejor que ella.

10. El orgullo del espíritu altivo

"Antes de la destrucción va la soberbia, y antes de la caída el espíritu altivo". (Proverbios 16:18)

El libro de los Proverbios está lleno de lecciones sobre el orgullo. "Altivo" significa que te crees superior o tienes una idea exaltada de ti mismo. Las personas que tienen un espíritu altivo están llenas de orgullo porque se creen mejores que los que les rodean.

11. La oposición de los orgullosos

"Pero da más gracia. Por eso se dice: "Dios se opone a los soberbios, pero da gracia a los humildes"". (Santiago 4:6)

Mira También¿Cuál Es El Significado Del 153 Peces En Juan 21:11?¿Cuál Es El Significado Del 153 Peces En Juan 21:11?

El orgullo bueno existe en la Biblia. Sin embargo, la mayoría de las veces, cuando se menciona el orgullo en las Escrituras, es algo a lo que queremos oponernos. A menudo, las personas cuya vida está marcada por este orgullo no comprenden su necesidad de gracia o humildad.

12. Judas vende a Jesús por 30 monedas de plata

"Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les dijo: "¿Qué me daréis si os lo entrego? Y le dieron treinta piezas de plata. Y desde entonces buscó una oportunidad para traicionarle". (Mateo 26:14-17)

Aunque Judas viajó con Jesús durante tres años, escuchándole enseñar la palabra de Dios, vendió a Jesús por 30 piezas de plata. En un momento de orgullo y desafío, Judas se creyó mejor que Jesús y estuvo dispuesto a intercambiar a Jesús con los que querían matarlo.

13. El fariseo que se cree mejor que un recaudador de impuestos

"También contó esta parábola a algunos que se creían justos y trataban a los demás con desprecio: 'Dos hombres subieron al templo a orar, uno fariseo y el otro recaudador de impuestos. El fariseo, de pie y solo, oró así: Dios, te agradezco que no soy como los demás hombres, extorsionadores, injustos, adúlteros, ni tampoco como este recaudador de impuestos. Ayuno dos veces por semana; doy el diezmo de todo lo que recibo. Pero el recaudador de impuestos, que estaba a un lado, ni siquiera miró al cielo, sino que se golpeó el pecho, diciendo: "¡Dios, ten piedad de mí, que soy un pecador! Te digo que este hombre se fue a casa justificado, antes que el otro. Porque todo el que se enaltece será humillado, pero el que se humilla será enaltecido". (Lucas 18:9-14)

El orgullo se ve en el fariseo porque se cree mejor que el recaudador de impuestos por sus buenas obras. Sin embargo, vemos al recaudador de impuestos suplicando la misericordia de Dios a causa de su pecado. Los sabios se jactan del Señor y no de las cosas buenas que hacen.

14. El orgullo de tus posesiones

"Porque todo lo que hay en el mundo -los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia de los bienes- no es del Padre, sino del mundo". (1ª Juan 2:16 RVR)

Mira También¿Cuál Es El Significado De 2 Crónicas 7:14?¿Cuál Es El Significado De 2 Crónicas 7:14?

El mundo nos enseñará a encontrar nuestro valor en lo que parecemos y en lo que poseemos. Sin embargo, esta es la perspectiva de la persona orgullosa que es de este mundo. Tenemos valor en Dios porque Él es el Creador del mundo.

15. Orgullo de los buenos dones que Dios nos ha dado

"Así dice el Señor: "'Que no se gloríe el sabio en su sabiduría, que no se gloríe el poderoso en su fuerza, que no se gloríe el rico en sus riquezas, sino que se gloríe el que se gloríe en esto, en que me entiende y me conoce, en que yo soy el Señor que practica el amor firme, la justicia y el derecho en la tierra. Porque en estas cosas me complazco, declara el Señor". (Jeremías 9:23-24)

Sería fácil para nosotros presumir de las cosas en las que somos buenos o tenemos muchas. Sin embargo, esto proviene del orgullo porque todo lo que tenemos es de Dios. Por el contrario, ¡debemos presumir en Dios porque todo lo obtenemos de Él!

16. El orgullo nos impide servir a los demás

"No hagáis nada por ambición egoísta o por vanidad, sino que, con humildad, considerad a los demás más importantes que vosotros mismos. Que cada uno de vosotros mire no sólo por sus propios intereses, sino también por los de los demás". (Filipenses 2:3-4 RVR)

La humildad es exactamente lo contrario del orgullo. El orgullo nos dice que nos pongamos en el centro del universo. Sin embargo, la humildad nos llama en realidad a amar y servir a los que nos rodean, buscando sus mejores intereses.

17. El orgullo oculto en los discípulos

"Surgió una discusión entre ellos sobre cuál de ellos era el más grande. Pero Jesús, conociendo el razonamiento de sus corazones, tomó un niño, lo puso a su lado y les dijo: "El que recibe a este niño en mi nombre, me recibe a mí, y el que me recibe a mí, recibe al que me ha enviado. Porque el más pequeño entre todos vosotros es el más grande" (Lucas 9:46-48).

La gente a menudo tiene orgullo, y ni siquiera sabe que está oculto en su corazón. Por ejemplo, cuando los discípulos discuten sobre quién será el más grande en el reino de los cielos, Jesús les muestra que quién es el más grande no tiene nada que ver con su posición, sino con los que están dispuestos a servir.

Jonathan Edwards, que fue uno de los teólogos estadounidenses más importantes y murió en 1758, escribió un ensayo titulado Orgullo espiritual no detectado. Enumeró algunos síntomas furtivos (o sutiles) del orgullo. Son:

  1. Criticar a los demás.
  2. administrar con una mente dura.
  3. Poner en evidencia a los demás
  4. Descuidar a los demás y centrarse en uno mismo solamente.

Jonathan Edwards dice que el orgullo espiritual es tan importante porque de él procede todo el resto de malos comportamientos que nos llevan por el mal camino.

18. El orgullo de construir una torre para llegar a Dios

"Entonces dijeron: 'Venid, edifiquemos una ciudad y una torre, cuya cima esté en el cielo, y hagamos un nombre para nosotros, no sea que nos dispersemos por toda la faz de la tierra'". (Génesis 11:4)

En ese momento de la historia, sólo había una lengua. En este versículo bíblico, los orgullosos creen que pueden construir una torre a Dios y ser mejores que Él. Como Dios odia el orgullo, humilla al pueblo cambiando sus lenguas y extendiéndolas por todo el mundo.

19. Herodes intenta ser Dios

"En un día señalado, Herodes se puso sus ropas reales, se sentó en el trono y pronunció un discurso ante ellos. Y el pueblo gritó: "¡La voz de un dios, y no de un hombre!". Inmediatamente un ángel del Señor le hirió, porque no daba gloria a Dios; y fue devorado por los gusanos y expiró". (Hechos 12:21-23)

Herodes se pone en el lugar de Dios al permitir que la gente le adore como un dios. El último signo de orgullo es pensar y permitir que los demás piensen que eres Dios.

20. El Faraón se niega a escuchar a Dios

"Entonces el Señor dijo a Moisés: "Ve a Faraón y dile: "Así dice el Señor: Deja ir a mi pueblo para que me sirva"... Pero cuando el Faraón vio que había un respiro, endureció su corazón y no quiso escucharles, como había dicho el Señor". (Éxodo 8:1 & 15 RVR)

Dios dijo a Faraón, por boca de Moisés, que dejara a su pueblo, los israelitas, salir de la esclavitud bajo los egipcios para que pudieran servir al Señor. Como muestra de su orgullo, el Faraón dice repetidamente "no" a Dios, es atormentado, se arrepiente y vuelve a decir "no" a Dios. En total, Dios atormentó al Faraón diez veces diferentes:

    • El agua se convirtió en sangre
    • Las ranas del Nilo
    • Piojos surgiendo del polvo
    • Enjambres de moscas
    • Muerte del ganado
    • Escaldas y llagas
    • Lluvia de fuego
    • Las langostas
    • Tres días de oscuridad
    • Muerte de todos los primogénitos

Dios siguió dando a Faraón oportunidades para que le obedeciera, y comenzó las plagas con el mal menor para aumentar el mal mientras Faraón seguía negando sus promesas en sus muestras de orgullo farisaico.

21. El orgullo de los ojos altivos

"Los ojos altivos y el corazón orgulloso, la lámpara de los malvados, es el pecado". (Proverbios 21:4)

Los ojos altaneros suelen asociarse con la mirada despectiva hacia los demás. Esto demuestra que tu corazón está lleno de orgullo porque te crees mejor que los demás. En lugar de mirar a los demás por encima del hombro, deberíamos mirar a Dios y pedirle un corazón humilde, porque Dios es bondadoso con los humildes.

Jesús no despreció a las personas en función de su inteligencia, riqueza, estatus social, educación, antecedentes penales o cualquiera de las formas que tan tristemente vemos hoy en día en este mundo. Estamos llamados a amar y a caminar a imagen de Cristo.

22. El engaño del orgullo

"Porque si alguien piensa que es algo, cuando no es nada, se engaña a sí mismo". (Gálatas 6:3)

La gente orgullosa se cree algo especial, cuando ninguno de nosotros puede compararse con Dios. La buena noticia es que, aunque no seamos algo, nuestro Dios sí lo es. Llegamos a conocer al que lo creó todo.

23. El orgullo de Uzías conduce a la muerte de muchos

"Pero cuando se hizo fuerte, se hinchó de orgullo, para su destrucción. Porque fue infiel al Señor su Dios, y entró en el templo del Señor para quemar incienso en el altar del incienso". (2ª Crónicas 26:16 RVR)

Uzías dirige con éxito a Israel como su rey, lo que le lleva a entrar en el templo y hacer una ofrenda que no le correspondía. Aunque esto pueda parecer una nimiedad, no escuchó las reglas que Dios puso en marcha. Las consecuencias del orgullo llevaron a la muerte a muchas personas.

24. Jonás huye de Dios

"Vino la palabra del Señor a Jonás, hijo de Amittai, diciendo: 'Levántate, ve a Nínive, esa gran ciudad, y clama contra ella, porque su maldad ha llegado hasta mí'; pero Jonás se levantó para huir a Tarsis de la presencia del Señor. Bajó a Jope y encontró un barco que iba a Tarsis. Pagó el pasaje y descendió en él, para ir con ellos a Tarsis, lejos de la presencia del Señor". (Jonás 1:1-3 RVR)

El Señor le dice a Jonás que vaya a predicar su gracia en Nínive, pero Jonás no quiere hacerlo porque no quiere que el pueblo de Nínive tenga una segunda oportunidad. El orgullo de Jonás le llevó a correr en dirección contraria a Dios. Tenía tanto orgullo que pensaba que podía superar a Dios.

25. Amarse a sí mismo más que a Dios

"Pero entiende esto: en los últimos días habrá tiempos difíciles. Porque los hombres serán amantes de sí mismos, amantes del dinero, orgullosos, arrogantes, injuriosos, desobedientes a sus padres, ingratos, impíos, desalmados, desagradecidos, calumniadores, faltos de autocontrol, brutos, poco aficionados al bien, traicioneros, imprudentes, hinchados de vanidad, amantes de los placeres más que de Dios". (2ª Timoteo 3:1-4 RVR)

Los últimos días son el periodo que va desde la resurrección de Jesús hasta su segunda venida. Durante estos últimos días, la gente elegirá amarse a sí misma en lugar de a Dios, cediendo a todos los pecados mencionados en estos versículos bíblicos. Se hincharán de vanidad (orgullo) porque pondrán a otras personas y cosas por encima de su amor a Dios.

Conclusión

La palabra hebrea para "orgullo" puede traducirse literalmente como "alto". La palabra hebrea para "orgullo" también puede traducirse como "altivo", "jactancioso", "arrogante" o "engreído". Como vemos en cada uno de los 25 ejemplos principales anteriores, el orgullo pecaminoso se produce cuando eliges amarte a ti mismo más que a Dios y a las personas que te rodean.

El orgullo es lo contrario de la humildad o de ser una persona humilde con una mente y un corazón humildes. Las personas llenas de orgullo eligen utilizar a Dios y a los demás para elevarse. ¿Dónde te ves elevando o haciéndote el centro de atención en relación con Dios y con otras personas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir