Los 50 Mejores Versos De Los Salmos Para Los Funerales

Tanto si eres un ministro que prepara lecturas fúnebres para los que están a su cargo como si eres una persona que llora la pérdida de un ser querido, rezo para que los versos de los Salmos Fúnebres que aparecen a continuación te ayuden en este difícil momento. Te invito a meditar en estos 50 versículos de los Salmos y a dejar que el Espíritu de Dios te conceda consuelo, sabiduría y descanso.

Lecturas fúnebres: Salmos para los funerales
Salmos para fúnebres
Índice
  1. Salmos conocidos
    1. 1. Salmo 23:4
    2. 2. Salmo 32:7
    3. 3. Salmo 34:18
    4. 4. Salmo 42:5
    5. 5. Salmo 57:10
    6. 6. Salmo 90:4
    7. 7. Salmo 93:2
    8. 8. Salmo 97:12
    9. 9. Salmo 121:1-2
    10. 10. Salmo 139:14
  2. Los favoritos de los católicos
    1. 12. Salmo 25:6
    2. 13. Salmo 27:13-14
    3. 14. Salmo 37:18
    4. 15. Salmo 63:2
    5. 16. Salmo 103:13-14
    6. 17. Salmo 116:15
    7. 18. Salmo 122:8
    8. 19. Salmo 130:5
    9. 20. Salmo 143:10
    10. Compartir el dolor y el llanto
    11. 21. Salmo 4:1
    12. 22. Salmo 38:9
    13. 23. Salmo 44:25-26
    14. 24. Salmo 56:8
    15. 25. Salmo 77:2
    16. 26. Salmo 86:3
    17. 27. Salmo 88:2
    18. 28. Salmo 102:2
    19. 29. Salmo 119:28
    20. 30. Salmo 142:2
  3. Palabras de consuelo y curación
    1. 31. Salmo 16:8
    2. 32. Salmo 18:28
    3. 33. Salmo 22:24
    4. 34. Salmo 33:20
    5. 35. Salmo 54:4
    6. 36. Salmo 73:26
    7. 37. Salmo 91:1
    8. 38. Salmo 94:19
    9. 39. Salmo 117:2
    10. 40. Salmo 138:3
  4. Esperanza y fuerza para perseverar
    1. 41. Salmo 17:15
    2. 42. Salmo 30:11
    3. 43. Salmo 43:5
    4. 44. Salmo 48:14
    5. 45. Salmo 58:11
    6. 46. Salmo 61:2
    7. 47. Salmo 62:1
    8. 48. Salmo 84:12
    9. 49. Salmo 100:5
    10. 50. Salmo 146:5-6
  5. Conclusión 

Salmos conocidos

A continuación tienes algunos de loa salmos más conocidos para usar en los funerales:

1. Salmo 23:4

"Sí, aunque camine por el valle de la sombra de la muerte,
No temeré ningún mal;
Porque Tú estás conmigo;
Tu vara y tu bastón me consuelan". (RVR)

Cualquiera que haya asistido a un servicio fúnebre conoce el valle de la sombra de la muerte. Es el lugar donde nos enfrentamos a nuestra propia mortalidad, incluso cuando anhelamos ser conducidos a verdes pastos y aguas tranquilas. Incluso cuando lloramos a un ser querido, se nos recuerda la buena noticia de la vida eterna y todas las promesas de Cristo Jesús, nuestro buen pastor.

2. Salmo 32:7

"Tú eres mi escondite;
Me preservarás de la angustia;
Me rodearás de cantos de liberación. Selah" (NKJV)

Asistir a un servicio conmemorativo nos recuerda el aguijón de la muerte. Nos sentimos expuestos en nuestras tiendas terrestres, cada una sujeta a la muerte en su momento. Así que nos refugiamos en la presencia del Señor en los momentos de dificultad. Él nos cobija mientras las aguas rugen a nuestro alrededor, dándonos paz y descanso para los días de nuestra vida mientras alivia los problemas de nuestro corazón.

Mira TambiénLas 50 ideas más rentables para recaudar fondos para tu iglesiaLas 50 Ideas Más Rentables Para Recaudar Fondos Para Tu Iglesia

3. Salmo 34:18

"El Señor está cerca de los que tienen el corazón roto,
Y salva a los que tienen un espíritu contrito". (RVR)

Estas palabras intemporales nos recuerdan el amor indefectible del Señor. Al igual que los niños pequeños, cuando están asustados o heridos, anhelan los brazos de sus padres, nosotros anhelamos a nuestro Padre celestial cuando nuestros corazones se rompen por el dolor y la pérdida. Y la buena noticia es que Dios es un Padre fiel y amoroso que conoce nuestras necesidades, escucha nuestros gritos y se apresura a acompañarnos en nuestro quebranto.

4. Salmo 42:5

"¿Por qué estás abatida, alma mía?
¿Y por qué te turbas en mi interior?
Espera en Dios, porque le alabaré de nuevo
Por la ayuda de su rostro". (RVR)

A veces nos duele, y no sabemos por qué. Pero cuando experimentamos una pérdida, sabemos muy bien por qué nos duele. Sin embargo, podemos tomar ese dolor y esa pena y depositarlos en el altar de Dios. Podemos presentarnos ante Él, incluso cuando nuestras almas están abatidas, y Él no nos rechazará. Y por eso, incluso a través de nuestras lágrimas, podemos seguir alabando a nuestro Padre celestial por su bondad.

5. Salmo 57:10

"Porque tu misericordia llega hasta los cielos,
Y tu verdad hasta las nubes". (RVR)

Experimentar la pérdida es como ahogarse en las profundidades del corazón del mar. Pero desde aquí, el único lugar al que tenemos que ir es hacia arriba. Y el amor de Dios se extiende no sólo a la superficie, sino a la altura del Cielo y más allá. El Dios de todo consuelo es capaz de levantarnos de las profundidades de nuestro dolor y llevarnos a alturas que no podemos medir.

Mira También30 Escrituras Bíblicas Alentadoras Sobre Ser Positivo30 Escrituras Bíblicas Alentadoras Sobre Ser Positivo

6. Salmo 90:4

"Por mil años ante tus ojos
Están como ayer cuando era pasado,
Y como un reloj en la noche". (RVR)

La pérdida de un ser querido nos hace luchar contra el propio tiempo. Los buenos recuerdos que quedan atrás parecen tan breves, y el camino solitario que queda por delante parece tan largo. Pero aunque la redención de nuestros cuerpos parezca tan lejana, se nos recuerda que Dios supera el tiempo. Un día, nosotros también entraremos en su ciudad santa, donde ya no hay que esperar ni recordar, sino la eternidad en la casa de nuestro Padre.

7. Salmo 93:2

"Tu trono está establecido desde el principio;
eres de la eternidad". (RVR)

Algunas pérdidas son repentinas. Pero incluso cuando estamos preparados, seguimos sintiendo el escozor y la incredulidad cuando perdemos a un ser querido. Pero no hay sorpresas para Dios, pues Él es eterno en todos los sentidos. Ha existido desde antes del principio, y permanecerá más allá de los confines de la tierra. Y para ello, podemos contar con Su soberanía, poder y cuidado en medio de nuestras necesidades.

8. Salmo 97:12

"Alegraos en el Señor, justos,
Y da gracias al recordar su santo nombre". (RVR)

Es difícil alegrarse cuando estamos afligidos. Es difícil cantar de alegría a través de las lágrimas. Es difícil alzar una voz de alabanza desde un cuerpo humilde de sufrimiento. Pero cuando descansamos en la presencia del Señor, experimentamos su santidad porque no hay nadie como Él. Y cuando dejamos que Él nos consuele, convierte nuestro dolor en alegría y nuestros gritos en una canción.

Mira También¿Cuál Es El Significado Del 153 Peces En Juan 21:11?¿Cuál Es El Significado Del 153 Peces En Juan 21:11?

9. Salmo 121:1-2

"Levantaré mis ojos hacia las colinas-
¿De dónde viene mi ayuda?
Mi ayuda viene del Señor,
Que hizo el cielo y la tierra". (RVR)

Cuando estamos dolidos, buscamos a alguien que lleve nuestras cargas cuando somos débiles y que nos lleve adelante cuando estamos cansados. Dios es el salvador, el que galopa rápida y heroicamente desde las colinas, acercándose a nosotros. Porque cuando miramos a las colinas, vemos los cielos y la tierra, las obras de sus manos, y podemos estar seguros de que tiene el poder de llevarnos.

10. Salmo 139:14

"Te alabaré, porque he sido hecho de manera temible y maravillosa;
Maravillosas son tus obras,
Y eso lo sabe muy bien mi alma". (RVR)

El dolor de la pérdida nos recuerda la fragilidad de la vida. La flor del campo se marchita, y las tiendas terrenales que son nuestros cuerpos también desaparecerán un día de nosotros. Sin embargo, cada uno de nosotros está hecho con la mayor intención y precisión por la mano de nuestro Padre. Y todas las obras de sus manos son maravillosas, y podemos confiar en que nos preparará cuerpos espirituales que duren para la eternidad.

Los favoritos de los católicos

Estos son los salmos que prefieren los cristianos católicos en los funerales de sus seres queridos:

11. Salmo 24:3-4

Mira También¿Cuál Es El Significado De 2 Crónicas 7:14?¿Cuál Es El Significado De 2 Crónicas 7:14?

"¿Quién puede subir a la colina del Señor?
¿O quién puede estar en su lugar santo?
El que tiene las manos limpias y el corazón puro,
Que no ha elevado su alma a un ídolo,
Ni jurar con engaño". (RVR)

Qué imágenes más bonitas. La montaña sagrada de Dios se eleva por encima del sufrimiento de este tiempo. Todos los que han vencido el poder del pecado están invitados a subir a la colina donde es visible la gloria del Padre. Qué alegría es saber que, por el amor de Cristo, se nos han revelado los caminos de la justicia. A través de él podemos estar con el Dios vivo para siempre.

12. Salmo 25:6

"Acuérdate, oh Señor, de tus tiernas misericordias y de tus bondades,
Porque ellos son de la antigüedad". (RVR)

El amor de Dios es un amor indefectible. Desde la eternidad, el amor de Dios ha perdurado. Y su amor permanecerá hasta la venida del Señor en el último día. Dios es firme y fiel. Nos salva por su nombre. Y cuando se revelen los nuevos Cielos y la nueva Tierra, Su amor permanecerá todavía, y seremos como niños pequeños, conducidos suavemente al descanso por la mano de nuestro Padre.

13. Salmo 27:13-14

"Hubiera perdido el ánimo, si no hubiera creído
Para que vea la bondad del Señor
En la tierra de los vivos.

Escucha al Señor;
Tengan valor,
Y él fortalecerá tu corazón;
Espera, digo, en el Señor" (RVA)

Mira También¿Qué Significa El Que No Está Dispuesto A Trabajar No Comerá (2 Tesalonicenses 3:10)?¿Qué Significa El Que No Está Dispuesto A Trabajar No Comerá (2 Tesalonicenses 3:10)?

Duele perder a un ser querido, pero el Señor nos asegura que nuestro dolor es temporal. Como declara el salmista, veremos su bondad en la tierra de los vivos. Qué maravillosa promesa es saber que la fuerza, el consuelo y la esperanza aún nos esperan en esta vida. Así que busquemos pacientemente al Señor y ganemos fuerza para cada nuevo día hasta que realicemos plenamente Su promesa.

14. Salmo 37:18

"El Señor conoce los días de los rectos,
Y su herencia es para siempre". (RVR)

Lloramos a nuestros seres queridos porque los echamos de menos, y eso duele. Pero podemos encontrar consuelo en confiarlos al Señor. Nuestro Padre celestial conoce nuestros corazones y cuida de los suyos. Y es fiel a sus promesas. Así tenemos la seguridad de que nuestros seres queridos, aunque hayan dejado esta vida, recibirán su herencia duradera como herederos de Dios.

15. Salmo 63:2

"Así que te busqué en el santuario,
Para ver Tu poder y Tu gloria". (RVR)

Cuando no podemos ver más allá de nuestra pena y dolor, Dios nos invita a hacer una pausa y recordar las cosas que hemos visto. En la casa del Señor, hemos visto su gloria. Dios no nos ocultó su rostro cuando lo buscamos. Así que tomemos un momento para saber que, incluso en nuestra tristeza, Su rostro sigue brillando sobre nosotros con amor y vigilancia.

16. Salmo 103:13-14

"Como un padre se apiada de sus hijos,
Así también se apiada el Señor de los que le temen.
Porque Él conoce nuestra estructura;
Recuerda que somos polvo". (RVR)

El Padre de nuestro Señor Jesucristo es el Padre de todos nosotros. Nos conoce perfectamente, porque nos ha creado. Nos ha adoptado a cada uno de nosotros como su propio hijo o hija. Y, como un padre terrenal amoroso, nos colma de compasión en nuestra pena y dolor. Podemos confiar en que nuestro Padre celestial nos llevará a través de esta temporada actual de pérdidas y dificultades con Su consuelo y cuidado.

17. Salmo 116:15

"Precioso a los ojos del Señor.
Esto es la muerte de sus santos". (RVR)

En los momentos de pérdida, nuestro dolor pesa mucho. Pero la promesa de vida eterna de Dios nos fortalece y evita que caigamos en la desesperación. Pues aunque echemos de menos a nuestros seres queridos, nos animamos al saber que en el reino de Dios, la fiesta abunda para el santo que entra en la victoria. Nos consuela, pues, saber que el descanso eterno no sólo espera a quien lloramos, sino también a todos los que confían en Dios.

18. Salmo 122:8

"Por el bien de mis hermanos y compañeros,
Ahora diré: "Que la paz esté dentro de ti". (RVR)

Que la paz sea contigo. Una cosa tan sencilla, y sin embargo llena de profunda verdad. Cuando luchamos contra el dolor, la paz se nos escapa fácilmente. Nuestros corazones se vuelven inquietos y nuestros pensamientos contradictorios. Por eso Dios nos invita a entrar en las aguas tranquilas de su paz, donde su serena seguridad apacigua nuestros corazones y calma nuestras mentes. No sólo experimentemos la paz que sobrepasa el entendimiento, sino que la transmitamos a los demás.

19. Salmo 130:5

"Espero al Señor, mi alma espera,
Y espero en su palabra". (RVR)

En el dolor de la pérdida, se nos recuerda que la vida cambia en un abrir y cerrar de ojos. Cuando sentimos el aguijón de la muerte, buscamos alivio y curación. Como el salmista, cantamos "mi alma espera al Señor" porque anhelamos consuelo, alivio y seguridad. Y su Palabra, que permanece para siempre, nos sostiene en nuestra espera, invitándonos a descansar en las promesas del amor indefectible de Dios.

20. Salmo 143:10

"Enséñame a hacer tu voluntad,
Porque Tú eres mi Dios;
Tu Espíritu es bueno.
Condúceme a la tierra de la rectitud". (RVR)

La pérdida de un ser querido a veces nos hace examinar nuestra propia vida. Buscamos en nuestros corazones, preguntándonos: "¿Soy una buena persona?" y "¿Recibiré la vida eterna?" Entonces invocamos al Espíritu de Dios para que nos llene de nuevo, para que guíe nuestros pasos y nos dirija por los caminos de la justicia. Acerquémonos a Dios para conocer su curación y su fuerza mientras su Espíritu nos hace avanzar.

Compartir el dolor y el llanto

Aquí hay algunos salmos para compartir el dolor de la muerte de un ser querido en el funeral:

21. Salmo 4:1

"¡Escúchame cuando clamo, oh Dios de mi justicia!
Me has aliviado en mi angustia;
Ten piedad de mí y escucha mi oración". (RVR)

En tiempos de pérdida, anhelamos saber que no estamos solos. Con una voz fuerte, nuestros corazones gritan "¡Oh, Dios!". Y esperamos aunque sea una pequeña señal de que nuestros gritos llegan a la casa del Señor y caen en los oídos de nuestro Padre celestial. Seguramente el Dios que no perdonó a su propio hijo escucha nuestros gritos y comprende nuestra angustia. Seguramente, nos responderá.

22. Salmo 38:9

"Señor, todo mi deseo está ante ti;
Y mis suspiros no se ocultan de Ti". (RVR)

Cuando sentimos el peso de la pérdida, es imposible ocultar nuestro dolor. Nuestros cuerpos perecederos se sienten débiles, mientras nuestras almas tienen sed de que el Dios de todo consuelo nos libere. Incluso cuando gritamos: "Oh, muerte, ya no puedo luchar contra ti", los ojos del Señor están sobre nosotros y Sus oídos nos escuchan. Al igual que soportó la muerte de Su hijo, aguanta con nosotros en nuestro dolor.

23. Salmo 44:25-26

"Porque nuestra alma está postrada en el polvo;
Nuestro cuerpo se aferra a la tierra.
Levántate para ayudarnos,
Y redímenos por tu misericordia". (RVR)

La pérdida nos lleva a nuestro punto más bajo en la vida. Nos aferramos al suelo y saboreamos el polvo, desesperados por volver a ponernos en pie. Sin embargo, incluso en esta posición tan baja, no estamos fuera del alcance de la mano de nuestro Padre. Su amor indefectible viene a nosotros allí donde estamos y nos eleva por encima de la tierra, dándonos aire para respirar y fuerza para volver a levantarnos.

24. Salmo 56:8

"Tú cuentas mis andanzas;
Pon mis lágrimas en tu botella;
¿No están en tu libro?" (RVR)

Por mucho que anhelemos librarnos del dolor que sentimos cuando perdemos a un ser querido, nos consuela saber que Dios se acuerda de cada lágrima. Él no olvida nuestras penas y nuestros sufrimientos. Soporta fielmente con nosotros el dolor. Nuestra herida se cura con el tiempo, pero el recuerdo de la presencia del Señor en medio de nuestro dolor nos recuerda su amor firme.

25. Salmo 77:2

"En el día de mi angustia busqué al Señor;
Mi mano se extendió en la noche sin cesar;
Mi alma se negó a ser consolada". (RVR)

A veces nuestro dolor es tan grande que incluso el sueño nos elude. Durante toda la noche esperamos un alivio, pero no lo encontramos. Y nos preguntamos si Dios nos oye en la noche, si nos ve en la oscuridad. Pero Dios no nos ha abandonado. Nos invita en silencio a recordar la luz de los días pasados y a confiar en que traerá la cálida paz de una nueva luz por la mañana.

26. Salmo 86:3

"Ten piedad de mí, Señor,
Porque clamo a Ti todo el día". (RVR)

"¡Tengan piedad de mí!" Qué palabras tan honestas para gritar en nuestro momento de dolor. El dolor de la pérdida es profundo, y la herida no se cura rápidamente. Hora tras hora clamamos por la misericordia para que traiga la calma a los problemas de nuestros corazones. Y mientras esperamos, confiamos, porque sabemos que la misericordia de Dios no tiene límites y que su ayuda llega a su debido tiempo.

27. Salmo 88:2

"Que mi oración llegue ante Ti;
Inclina Tu oído a mi clamor". (RVR)

El dolor nos impulsa a clamar a Dios con una voz fuerte. Ansiamos desesperadamente que nos escuchen. Clamamos con la esperanza de que el Espíritu de Dios lleve nuestra súplica al altar de Dios, ofreciendo un corazón humilde y contrito. Esperamos pacientemente palabras de consuelo, confiando y esperando que Dios, en su amor indefectible, nos preste oídos y nos escuche.

28. Salmo 102:2

"No escondas tu rostro de mí en el día de mi angustia;
Inclina tu oído hacia mí;
El día que clame, respóndeme pronto". (RVR)

Perder a un ser querido significa no volver a oír su voz ni ver su rostro. Mientras luchamos con el dolor de nuestra pérdida, anhelamos ver el rostro de Dios. Ansiamos abrir los ojos y ver su amor brillando sobre nosotros, y su resplandor aportando calor a nuestra fría soledad. Anhelamos la mirada amorosa y comprensiva del Dios de todo consuelo.

29. Salmo 119:28

"Mi alma se funde en la pesadez;
Fortaléceme según tu palabra". (RVR)

La pena nos pesa. Perdemos el sueño, no comemos bien y nuestra mente está tan dispersa que no podemos concentrarnos en las tareas básicas de la vida. El dolor mina nuestras fuerzas y nos deja debilitados. Dios conoce la debilidad del dolor y nos ha dado su palabra, a través de la cual conocemos su paz, su consuelo y su esperanza. Cuando lo esperamos y lo invocamos, él renueva nuestras fuerzas.

30. Salmo 142:2

"Derramo mi queja ante Él;
Declaro mi angustia ante Él". (RVR)

Dios nunca se cansa de escucharnos. Incluso cuando estamos abrumados por el dolor y la pena, Dios nos invita a descargar nuestro corazón en Él. En la presencia del Señor, tenemos la libertad de decir todas nuestras angustias y tormentos. Sus manos son infinitas, capaces de contener toda la emoción que vertemos en ellas. Él conoce nuestros corazones y nos acoge incluso en nuestro quebranto.

Palabras de consuelo y curación

Estos salmos contienen algunas palabras de consuelo para esas personas que han perdido a un ser querido:

31. Salmo 16:8

"He puesto al Señor siempre delante de mí;
Porque Él está a mi derecha, no vacilaré". (RVR)

La pérdida de un ser querido nos recuerda que la vida es frágil. En un abrir y cerrar de ojos, podríamos abandonar la tierra de los vivos. ¿Dónde podemos encontrar consuelo en estos cuerpos mortales? La mano derecha de Dios es nuestra ayuda presente, firme y segura. Con su justa mano derecha, el Señor Dios sostiene nuestros humildes cuerpos, dándonos refugio en las tormentas de la pérdida y el dolor.

32. Salmo 18:28

"Porque tú encenderás mi lámpara;
El Señor, mi Dios, iluminará mis tinieblas". (RVR)

Perder a un ser querido es como ver cómo se apaga una vela. Nuestras almas esperan en la oscuridad de la soledad, con la esperanza de que las tinieblas no nos oculten de la vista del Señor. Sin embargo, incluso en esta oscuridad, Dios mantiene nuestras lámparas encendidas, concediéndonos una pequeña llama que nos devuelve a la novedad de la vida. Ni siquiera la oscuridad y la soledad de la muerte pueden ocultarnos el rostro de Dios.

33. Salmo 22:24

"Porque no ha despreciado ni abominado la aflicción de los afligidos;
Tampoco ocultó Su rostro de ella;
Pero cuando clamó a Él, lo escuchó". (RVR)

Cuando gritamos de dolor, Dios nunca deja de escucharnos. Responde a los oprimidos con una escucha de amor. El rostro de Dios brilla sobre los que sufren porque su amor infinito le obliga a acercarnos a él. Porque Dios promete consuelo a los que lloran. Por eso confiamos en que, en nuestra aflicción y en nuestro luto, él escuchará nuestros gritos y veremos su rostro.

34. Salmo 33:20

"Nuestra alma espera al Señor;
Él es nuestra ayuda y nuestro escudo". (RVR)

Esperar es duro, sobre todo cuando esperamos que el dolor y la tristeza desaparezcan. Pero nuestra espera no es desesperada, porque incluso en medio de nuestro dolor, Dios nos protege. La propia presencia del Señor actúa como un amortiguador de nuestros corazones contra las tormentas de la angustia. Él protege nuestros espíritus de la desesperación, manteniéndonos cerca en nuestros momentos de sufrimiento.

35. Salmo 54:4

"He aquí que Dios es mi ayuda;
El Señor está con los que apoyan mi vida". (RVR)

La pérdida a menudo nos infunde una sensación de distancia. Cuando un ser querido se ha ido, toda la alegría y la paz -incluso el mundo- parecen estar un poco más lejos. Sin embargo, Dios no está alejado de nosotros. Viene a nuestro lado para ayudarnos. Sus manos nos sostienen, su palabra nos fortalece y su luz nos guía cada día. Cuando no podemos seguir adelante, Él es fiel para sostenernos.

36. Salmo 73:26

"Mi carne y mi corazón fallan;
Pero Dios es la fuerza de mi corazón y mi porción para siempre". (RVR)

Cuando lloramos una pérdida, la debilidad se apodera de nosotros. La muerte de un ser querido nos hace conscientes de nuestros propios cuerpos perecederos, y sentimos los límites de nuestras propias fuerzas. En los momentos en que nos fallan nuestras propias fuerzas, el Dios de todo consuelo es nuestra porción. Él nos levanta y nos mantiene en marcha, proporcionándonos exactamente lo que necesitamos para el día que tenemos por delante.

37. Salmo 91:1

"El que habita en el lugar secreto del Altísimo
Permanecerá a la sombra del Todopoderoso". (RVR)

El descanso se nos escapa cuando sentimos el dolor de la pérdida. Los sufrimientos de este tiempo presente nos quitan el sueño, y nuestras almas están sedientas incluso de un sabor de alivio. Refugiados en la casa de Dios, estamos rodeados de la calma de sus cuidados. Su presencia nos proporciona sombra del sol abrasador, trayendo alivio a nuestros ojos cansados y descanso a nuestros corazones fatigados.

38. Salmo 94:19

"En la multitud de mis angustias dentro de mí,
Tus consuelos alegran mi alma". (RVR)

Es difícil calmar nuestra mente en momentos de dolor. Nuestra mente pasa de las esperanzas frustradas a las preguntas sin respuesta y a las preocupaciones por lo desconocido. Ansiamos calmar nuestra ansiedad cuando ésta se descontrola. Sin embargo, Dios hace algo más que aliviar nuestras mentes inquietas. Sus palabras de consuelo transforman nuestros pensamientos con una novedad de vida que trae alegría mientras descansamos en Su presencia y confiamos en Su promesa.

39. Salmo 117:2

"Porque su misericordia es grande para con nosotros,
Y la verdad del Señor permanece para siempre.
Alabado sea el Señor" (RVR)

La pena es pesada cuando la experimentamos, pero nos consuela saber que nuestra pena es sólo temporal. Nuestro Padre celestial es un Dios cuya bondad y fidelidad no tienen límites. Sabemos que nuestro ser querido, aunque se haya alejado de nosotros, es llevado ahora por nuestro Dios eterno. Y confiamos en que un día nosotros también veremos la gloria del Padre y la paz de la eternidad.

40. Salmo 138:3

"El día que clamé, me respondiste,
Y me hiciste valiente con fuerza en mi alma". (RVR)

En nuestro dolor, nos reconforta meditar en el amor de Cristo y recordar las veces que clamamos a Él en el dolor y la angustia. Recordamos cómo nos escuchó y nos dio la audacia y la fuerza para atravesar y superar el dolor del momento. Así que de nuevo clamamos a Jesucristo, confiados en su fidelidad y seguros de que su amor volverá a alcanzarnos.

Esperanza y fuerza para perseverar

Estas escrituras nos darán esperanza y fuerza para perseverar en la vida que nos espera:

41. Salmo 17:15

"En cuanto a mí, veré tu rostro en la justicia;
Estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza". (RVR)

El Señor Dios es un buen padre. Y como hijos de Dios, dependemos de su bondad. Es el Dios de Jacob, que condujo a sus hijos a la Tierra Prometida. Y a través de su Espíritu Santo, nos conduce por sus buenos caminos hacia el reino de los cielos. Después de la última trompeta, veremos Su rostro en la gloria. Y no conoceremos más muerte, dolor y lágrimas.

42. Salmo 30:11

"Has convertido mi luto en danza para mí;
Me has quitado el cilicio y me has vestido de alegría".
La pérdida duele durante un tiempo, pero en presencia del Señor, nuestro llanto se convierte en canción. Con el salmista, gritaremos: "¡Oh, Señor! Me has revestido de alegría". En la casa de nuestro Padre reinará la alegría y desaparecerán las cosas viejas. No más luto, no más tristeza, no más muerte. Porque moraremos para siempre en cuerpos nuevos y gloriosos en la casa de Dios.

43. Salmo 43:5

"¿Por qué estás abatida, alma mía?
¿Y por qué estás turbado en mi interior?
La esperanza en Dios;
Pues lo alabaré de nuevo,
La ayuda de mi rostro y de mi Dios". (RVR)

Incluso en medio de la pena y el dolor, Dios sigue recordándonos suavemente que Él es nuestra salvación. Cuando Él consuela nuestras almas abatidas, sabemos que no nos ha abandonado ni olvidado. Y así, incluso en nuestro dolor, seguimos alabándole. Aunque nuestras voces sean débiles y nuestros cuerpos estén cansados, incluso un susurro de alabanza nos ayuda a recordar nuestra victoria final y a mirar hacia delante con esperanza.

44. Salmo 48:14

"Porque he aquí que Él es Dios,
Nuestro Dios por los siglos de los siglos;
Él será nuestro guía
Incluso hasta la muerte". (RVR)

La pérdida de un ser querido conlleva cambios en nuestras vidas. Un rostro, una voz y un abrazo familiares nos dejan para siempre. Nuestras rutinas diarias y nuestros planes para el futuro serán diferentes. Así que nos dirigimos a Dios, eterno e inmutable, para que nos sostenga en este tiempo de cambio. Porque él es Dios en todo momento, y permanece con nosotros en todas las cosas y nos llevará a través de nuestros días y hasta la eternidad.

45. Salmo 58:11

"Para que los hombres digan,
'Ciertamente, Hay una recompensa para los justos;
Ciertamente, es Dios quien juzga en la tierra". (RVR)

En un servicio conmemorativo, nos reconforta escuchar y compartir historias sobre nuestros seres queridos fallecidos. Las historias sobre la buena persona que era no sólo alegran nuestro dolor con buenos recuerdos, sino que nos recuerdan que nuestro Dios, el Dios de todo consuelo, ha preparado un lugar de descanso para sus seguidores. Y así celebramos la vida que se ha vivido con la mirada puesta en la eternidad.

46. Salmo 61:2

"Desde los confines de la tierra clamaré a Ti,
Cuando mi corazón está abrumado;
Condúceme a la roca que está más alta que yo". (RVR)

La pena nos pesa y ralentiza nuestros pasos como si nos hubiéramos atascado en el barro. Pero nunca estamos fuera del alcance de Dios, y cuando nos levanta del fango de la desesperación, podemos esperar que haya tierra firme bajo nuestros pies. Él nos da un lugar para estar de pie, donde podemos descansar, recuperar nuestras fuerzas y prepararnos para avanzar sobre la base segura de una roca sólida.

47. Salmo 62:1

"En verdad, mi alma espera a Dios en silencio;
De Él de Él viene mi salvación". (RVR)

El descanso se nos escapa en los momentos de pérdida. No sólo nuestros cuerpos se cansan, sino que incluso nuestras almas esperan un alivio cuando nuestra pena llega a lo más profundo de nosotros. Mientras luchamos con las preguntas, podemos consolarnos sabiendo que nuestra salvación está asegurada por nuestro Padre celestial y Su Hijo, Jesucristo. Así que descansemos en el conocimiento de nuestra esperanza eterna mientras nos preparamos para los días venideros.

48. Salmo 84:12

"Oh Señor de los ejércitos,
Dichoso el hombre que confía en ti".
La pérdida de un ser querido nos recuerda que estamos aquí por un tiempo determinado. Al contemplar nuestra propia mortalidad, anhelamos algo permanente a lo que aferrarnos. Por eso confiamos en el Señor, que existe desde la eternidad y que permanecerá más allá de la última trompeta. Él es Aquel en quien podemos confiar para que nos conduzca al reino de los cielos.

49. Salmo 100:5

"Porque el Señor es bueno;
Su misericordia es eterna,
Y su verdad permanece por todas las generaciones". (RVR)

Padres, abuelos e innumerables generaciones nos han precedido. Y nuestros hijos y nietos seguirán después de nosotros. Que el Dios que soportó a las generaciones anteriores sea el legado que transmitamos a las siguientes. Descansemos en el conocimiento de Su fidelidad a los que nos han precedido y confiemos en Él para que nos lleve a través de este tiempo difícil y de todos los días que quedan.

50. Salmo 146:5-6

"Bendito es el que tiene al Dios de Jacob como ayuda,
cuya esperanza está en el Señor su Dios,
Que hizo el cielo y la tierra,
El mar, y todo lo que es en ellos;
Que guarda la verdad para siempre" (RVA)

Cuando la pena nos debilita, buscamos fuerza más allá de nosotros mismos. No hay nadie más fuerte que el Dios de Jacob, cuya ayuda nos acompaña incluso hoy. Sus poderosas manos formaron los cielos y la tierra, y ha demostrado su fuerza y fidelidad a lo largo de todo el tiempo y la historia. Así que confiamos en que Su poderosa mano sea la ayuda que necesitamos al mirar la vida más allá de nuestro dolor actual.

Conclusión 

El duelo es un viaje único para cada uno de nosotros. Y como hemos viajado juntos a través de los Salmos, nuestra oración y esperanza es que una o más de estas lecturas bíblicas te hablen a ti y a los que te importan. Un día nuestros viajes individuales nos llevarán a todos a la montaña sagrada de Dios, donde todos veremos la plena gloria de nuestro Padre.

La pérdida de un ser querido es un momento difícil para todos nosotros. Tanto si hemos tenido tiempo de soportar una enfermedad y despedirnos, como si hemos recibido una noticia inesperada y trágica, nunca estamos totalmente preparados para la gama de emociones y el dolor que vamos a sentir.

Ya sea que busques fuerza, consuelo o esperanza, o que simplemente necesites escuchar las conocidas pero eternas palabras de la Escritura, que el Dios de todo consuelo te guarde y te sostenga en tu camino. Que el amor de Cristo te guarde mientras te conduce por los caminos de la justicia hacia aguas tranquilas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir