Qué Y Cuál Es La Verdadera Iglesia, Y Cómo Saber Si Pertenecemos A Ella

¿Qué es la verdadera iglesia y cómo saber si pertenecemos a ella? Este concepto y sus implicaciones, ha sido motivo de profunda reflexión y debate a lo largo de los siglos. En medio de diversas interpretaciones y expresiones de la fe, surge la necesidad de explorar y comprender qué caracteriza a esa entidad que se considera auténtica, la que va más allá de los límites físicos y se erige como un reflejo divino en la tierra.

Este artículo se adentrará en el fascinante territorio de la verdadera iglesia, explorando sus fundamentos, su identidad, y las características que la distinguen en medio de la diversidad denominacional.

Qué y cuál es la verdadera iglesia

En este viaje, buscaremos arrojar luz sobre la esencia de la iglesia genuina, examinando no solo sus aspectos teológicos, sino también su relevancia y propósito en el mundo contemporáneo. Acompáñenos en esta exploración en busca de comprender qué implica ser parte de la verdadera iglesia en el contexto de la fe cristiana.

Índice
  1. ¿Qué es la iglesia?
  2. ¿Cuál es la verdadera iglesia?
  3. ¿Cómo saber si pertenecemos a la verdadera iglesia?
  4. Preguntas frecuentes
    1. ¿Qué diferencia hay entre la iglesia universal y la iglesia local?
    2. ¿Qué diferencia hay entre la iglesia visible y la iglesia invisible?
    3. ¿Qué diferencia hay entre la iglesia católica y la iglesia protestante?
  5. Conclusión

¿Qué es la iglesia?

La palabra iglesia proviene del griego ἐκκλησία (ekklesia), que significa “asamblea” o “convocación”. En el Nuevo Testamento, se usa para referirse al pueblo de Dios, los que han sido llamados por él y que forman parte de su reino.

La iglesia no es un edificio, una organización o una denominación, sino una comunidad de creyentes que comparten la misma fe en Jesucristo como Señor y Salvador. La iglesia es el cuerpo de Cristo, es decir, la expresión visible de su presencia y su obra en el mundo. Cada creyente es un miembro de ese cuerpo, y tiene una función y un propósito específico dentro de él.

Mira También“Mira El Cielo Y No El Polvo”. Significado Y Reflexión Sobre La Mirada Celestial“Mira El Cielo Y No El Polvo”. Significado Y Reflexión Sobre La Mirada Celestial

Estamos hablando también de la esposa de Cristo, es decir, la que está unida a él por un pacto de amor y fidelidad, y que espera con anhelo su regreso glorioso. La iglesia es el templo de Dios, es decir, el lugar donde él habita por su Espíritu, y donde se manifiesta su gloria y su poder.

¿Cuál es la verdadera iglesia?

La verdadera iglesia no es una entre tantas, sino una sola. Jesús dijo:

“Yo edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).

Él no habló de varias iglesias, sino de una sola, que él mismo fundó sobre la roca de su confesión como el Cristo, el Hijo de Dios. La verdadera iglesia es la que reconoce a Jesús como su cabeza, su autoridad y su fundamento, y que se somete a su voluntad revelada en su palabra.

La verdadera iglesia no se identifica por su nombre, su historia o su tradición, sino por su doctrina, su conducta y su misión. La iglesia verdadera, es la que guarda la sana doctrina, es decir, la enseñanza apostólica que se encuentra en las Escrituras, y que no se aparta de ella por ningún motivo.

La iglesia auténtica, es la que vive en santidad, es decir, en obediencia a los mandamientos de Dios, y que refleja el carácter de Cristo en su forma de ser y de relacionarse. Sabemos que una iglesia es verdadera, cuando cumple la gran comisión, es decir, la orden de Jesús de hacer discípulos de todas las naciones, bautizándolos y enseñándoles a guardar todo lo que él mandó.

Mira TambiénSon Normales Muchas De Las Cosas De Este Mundo. Significado Y ExplicaciónSon Normales Muchas De Las Cosas De Este Mundo. Significado Y Explicación

La verdadera iglesia no es exclusiva, sino inclusiva. No se cierra en sí misma, sino que se abre al mundo. No discrimina a nadie, sino que acoge a todos. No se conforma con lo que tiene, sino que busca lo que le falta. No se aísla de los demás, sino que se une a ellos. No se enorgullece de lo que es, sino que se humilla ante Dios. La verdadera iglesia es la que ama a Dios con todo su ser, y al prójimo como a sí misma.

¿Cómo saber si pertenecemos a la verdadera iglesia?

Pertenecer a la verdadera iglesia no es cuestión de pertenecer a una organización, sino de tener una relación. No se trata de tener un carné, sino de tener un corazón. No se trata de cumplir unos requisitos, sino de recibir un regalo.

No estamos hablando de hacer unas obras, sino de creer en una obra. No merecemos la salvación, puesto que esta nos fue dada por gracia y debemos aceptarla. Pertenecer a la verdadera iglesia es pertenecer a Cristo, y a todos los que pertenecen a él.

Para saber si pertenecemos a la verdadera iglesia, debemos examinarnos a la luz de la palabra de Dios, y no de la opinión de los hombres. Es necesario preguntarnos si hemos nacido de nuevo, es decir, si hemos experimentado el cambio radical que produce el Espíritu Santo en nuestro interior, cuando nos convence de pecado, de justicia y de juicio, y nos hace pasar de la muerte a la vida.

Necesitamos preguntarnos si hemos confesado a Jesús como nuestro Señor y Salvador, es decir, si hemos reconocido su divinidad, su humanidad, su muerte, su resurrección y su señorío, y si hemos depositado nuestra fe y nuestra esperanza en él.

Debemos pensar si hemos sido bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, es decir, si hemos participado del rito de iniciación cristiana, que simboliza nuestra identificación con la muerte y la resurrección de Cristo, y nuestra incorporación a su iglesia.

Mira TambiénEl Precio Fue Pagado: Qué Significa Y Cómo Nos AfectaEl Precio Fue Pagado: Qué Significa Y Cómo Nos Afecta

Pero no basta con examinarnos a nosotros mismos, también debemos examinar nuestra relación con los demás. Debemos preguntarnos si amamos a nuestros hermanos, es decir, si tenemos un vínculo de afecto, de respeto y de servicio con los que comparten nuestra fe, y si buscamos su bienestar y su edificación.

Es necesario pensar si nos congregamos con ellos, es decir, si asistimos regularmente a las reuniones de la iglesia local, donde se predica la palabra, se celebra la cena del Señor, se ora, se alaba y se ejercen los dones espirituales.

Por último, debemos preguntarnos si cooperamos con los hermanos en la fe, es decir, si contribuimos con nuestros recursos, nuestros talentos y nuestro tiempo al sostenimiento y al crecimiento de la obra de Dios en el mundo.

Preguntas frecuentes

A continuación, tienes una sección de preguntas y respuestas para apoyarte con el tema:

¿Qué diferencia hay entre la iglesia universal y la iglesia local?

La iglesia universal es el conjunto de todos los creyentes en Cristo de todos los tiempos y lugares, que forman un solo cuerpo y una sola familia. La iglesia local es el grupo de creyentes que se reúne en un lugar determinado, bajo una dirección humana, y que tiene una identidad y una función específica dentro del cuerpo de Cristo.

¿Qué diferencia hay entre la iglesia visible y la iglesia invisible?

La iglesia visible es la que se puede observar externamente, por sus miembros, sus actividades y sus manifestaciones. La iglesia invisible es la que solo Dios conoce, por sus corazones, sus motivos y sus frutos. No toda la iglesia visible pertenece a la iglesia invisible, ni toda la iglesia invisible se manifiesta en la iglesia visible.

Mira TambiénPor Qué Es Importante Bendecir A Nuestros HijosPor Qué Es Importante Bendecir A Nuestros Hijos

¿Qué diferencia hay entre la iglesia católica y la iglesia protestante?

La iglesia católica es la que reconoce al papa como el sucesor de Pedro y el vicario de Cristo, y que se basa en la tradición y el magisterio, además de la Escritura, para definir su doctrina y su práctica. La iglesia protestante es la que surgió de la reforma del siglo XVI, y que se basa en la sola Escritura, la sola fe, la sola gracia y la sola gloria de Dios, para establecer su fe y su conducta.

Conclusión

La verdadera iglesia es la que pertenece a Cristo, y la que sigue su ejemplo. No es una institución humana, sino una realidad divina. No es una organización terrenal, sino una comunidad celestial. No es una denominación religiosa, sino una familia espiritual. La verdadera iglesia es la que ama a Dios y al prójimo, y la que cumple su voluntad.

La iglesia verdadera y genuina, es la que vive en la verdad y en la gracia, y la que espera en la fe y en la esperanza. Estamos hablando de la que glorifica a Dios y la que disfruta de su presencia, esa que anhela ver a Cristo y se prepara para su venida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir