La Bendición De Dar Y Sembrar En El Reino De Dios: Un Acto De Fe Y Generosidad

Dar y sembrar en el reino de Dios es un principio central en la vida cristiana. A través de este acto de fe y generosidad, experimentamos la bendición de Dios y somos instrumentos para la expansión de su obra en la tierra. En este artículo, exploraremos la importancia de dar y sembrar en el reino de Dios, basándonos en la enseñanza bíblica y comprendiendo cómo este acto de obediencia trae recompensas espirituales y materiales.

Índice
  1. El Principio de dar y sembrar en la Biblia
  2. Dar y sembrar: Un acto de fe
  3. La generosidad que agradece a Dios
  4. La promesa de Dios de multiplicar nuestras semillas
  5. La bendición de ser canales de bendición
  6. La actitud del corazón en el dar y sembrar
  7. Conclusión

El Principio de dar y sembrar en la Biblia

El principio de dar y sembrar está presente a lo largo de toda la Biblia. Desde los tiempos del Antiguo Testamento hasta el Nuevo Testamento, Dios llama a su pueblo a ser generoso y a sembrar en su reino. En Proverbios 11:24-25, leemos:

"Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado".

La bendición de dar y sembrar en el reino de Dios

El Nuevo Testamento también nos anima a sembrar con generosidad. En 2 Corintios 9:6-7, el apóstol Pablo enseña:

"Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre".

Mira TambiénLa Importancia De La Humildad En La Vida Cristiana: Siguiendo El Ejemplo De JesúsLa Importancia De La Humildad En La Vida Cristiana: Siguiendo El Ejemplo De Jesús

Dar y sembrar: Un acto de fe

Dar y sembrar en el reino de Dios es un acto de fe y confianza en la provisión divina. Cuando damos, confiamos en que Dios suplirá todas nuestras necesidades según sus riquezas en gloria (Filipenses 4:19). Al sembrar, creemos que Dios multiplicará nuestras semillas para bendición y expansión de su obra en la tierra.

Abraham es un ejemplo de fe en el acto de dar. Cuando Dios le pidió que ofreciera a su hijo Isaac como sacrificio, Abraham obedeció sin vacilar, creyendo que Dios era capaz de resucitarlo de entre los muertos (Hebreos 11:17-19). Su acto de fe le valió la promesa de Dios de multiplicar su descendencia como las estrellas del cielo y las arenas del mar.

La generosidad que agradece a Dios

Dar y sembrar en el reino de Dios es una expresión de gratitud hacia Dios por todo lo que ha hecho por nosotros. En 2 Corintios 8:9, se nos recuerda que Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por amor a nosotros, para que nosotros, por su pobreza, fuésemos enriquecidos.

Cuando entendemos el sacrificio de Jesús por nuestra salvación, somos movidos a dar generosamente y a sembrar en su reino como una forma de agradecerle por su amor y gracia. Nuestra generosidad es un reflejo de la generosidad de Dios hacia nosotros.

La promesa de Dios de multiplicar nuestras semillas

Dios es fiel en cumplir sus promesas, y su Palabra nos asegura que aquellos que siembran generosamente también cosecharán abundantemente (2 Corintios 9:6). Cuando sembramos en el reino de Dios, podemos estar seguros de que Dios multiplicará nuestras semillas y nos bendecirá en abundancia.

En Malaquías 3:10, Dios invita a su pueblo a probarlo en cuanto a la ofrenda y promete abrir las ventanas de los cielos y derramar bendición hasta que sobreabunde. La obediencia en dar y sembrar en el reino de Dios desencadena la provisión sobrenatural de Dios en nuestras vidas.

Mira TambiénLa Importancia De Vivir Una Vida De IntegridadLa Importancia De Vivir Una Vida De Integridad

La bendición de ser canales de bendición

Cuando damos y sembramos en el reino de Dios, nos convertimos en canales de bendición para otros. Nuestra generosidad impacta la vida de aquellos que reciben nuestra ayuda y hace posible que la obra de Dios se extienda y alcance a más personas.

En 2 Corintios 9:11, Pablo nos asegura que seremos enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios. Al dar y sembrar, no solo recibimos bendiciones, sino que también somos instrumentos para que otros agradezcan a Dios y experimenten su amor y cuidado.

La actitud del corazón en el dar y sembrar

La actitud del corazón en el acto de dar y sembrar es crucial para recibir la bendición de Dios. En 2 Corintios 9:7, se nos exhorta a dar con alegría y de corazón, no de manera forzada ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre.

Cuando damos con un corazón agradecido y desinteresado, Dios nos recompensa con su favor y gracia. Nuestra generosidad no debe estar motivada por el deseo de recibir algo a cambio, sino por el amor y la devoción a Dios y el deseo de bendecir a los demás.

Conclusión

Dar y sembrar en el reino de Dios es un acto de obediencia, fe y gratitud. Al dar generosamente, confiamos en la provisión de Dios y somos canales de bendición para otros. Al sembrar en el reino de Dios, experimentamos la multiplicación de nuestras semillas y la recompensa de Dios por nuestra obediencia. Al dar y sembrar en el reino de Dios, somos partícipes de su obra en la tierra y experimentamos su bendición en nuestra vida y la vida de aquellos que reciben nuestra ayuda.

Mira TambiénLa Misericordia De Dios Es Infinita Y Nos Da La Oportunidad De ArrepentirnosLa Misericordia De Dios Es Infinita Y Nos Da La Oportunidad De Arrepentirnos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir