El Reino De Dios No Es Comida Y Bebida: Significado Y Meditación

En las enseñanzas de Jesús, encontramos afirmaciones profundas y reveladoras sobre el Reino de Dios. Una de ellas se centra en la idea de que el Reino de Dios no está definido por lo que comemos o bebemos. Esta afirmación, aparentemente simple, encierra un significado espiritual profundo que merece nuestra atención y reflexión.

En este artículo, exploraremos las Escrituras para desentrañar el significado detrás de la declaración "El reino de Dios no es comida y bebida" y cómo esta verdad impacta nuestras vidas diarias como seguidores de Cristo.

El reino de Dios no es comida ni bebida explicación de Romanos 14:17

Índice
  1. Declaración de Jesús: “El reino de Dios no es comida y bebida”
  2. Comprender lo transcendental
  3. La importancia de la justicia y la paz en el reino de Dios
  4. Despojándonos de las cargas terrenales
  5. La comunión como expresión del reino
  6. Aplicando la enseñanza en la vida diaria
  7. Preguntas frecuentes sobre Romanos 14:17
  8. Conclusión

Declaración de Jesús: “El reino de Dios no es comida y bebida”

En Mateo 6:25, Jesús instruye a sus discípulos a no preocuparse por la comida y la bebida, ya que la vida va más allá de estas necesidades básicas. Sin embargo, es en Lucas 17:20-21 donde Jesús pronuncia la afirmación clave:

"El Reino de Dios no viene con advertencia, ni dirán: 'Mirad, aquí está' o 'allí está', porque el Reino de Dios está entre vosotros".

Esta declaración revela que el reino de Dios no está ligado a elementos físicos o territoriales, sino que trasciende las dimensiones materiales y terrenales.

Mira TambiénLucas 1:37 Significado De Ninguna Palabra De Dios Fallará JamásLucas 1:37 Significado De Ninguna Palabra De Dios Fallará Jamás

Comprender lo transcendental

La esencia del Reino de Dios como una realidad espiritual se expande en las palabras de Jesús en Juan 18:36, donde declara:

"Mi reino no es de este mundo".

Aquí, Jesús establece claramente que su reino no se rige por las estructuras y sistemas terrenales, sino que es una realidad divina que opera en lo más profundo de los corazones de las personas.

Este enfoque espiritual nos llama a mirar más allá de las realidades materiales y a sumergirnos en una comprensión más profunda de la obra transformadora de Dios en nuestras vidas.

La importancia de la justicia y la paz en el reino de Dios

En Romanos 14:17, el apóstol Pablo amplía la enseñanza de Jesús al afirmar:

"Porque el reino de Dios no es comida y bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo".

Mira TambiénLucas 19:27 Significado De “Traedlos Acá Y Decapitadlos Delante De Mí”Lucas 19:27 Significado De “Traedlos Acá Y Decapitadlos Delante De Mí”

Esta declaración destaca que el Reino de Dios se manifiesta en la búsqueda de la justicia y la paz, elementos fundamentales que trascienden las preocupaciones materiales.

Aquí, la meditación se dirige a la comprensión de que participar en el Reino de Dios implica vivir de acuerdo con los principios divinos de justicia y paz, transformando nuestras interacciones y relaciones diarias.

Despojándonos de las cargas terrenales

En Colosenses 2:16-17, Pablo aborda la tendencia humana de enfocarse en prácticas externas, como las leyes alimenticias. Sin embargo, señala que estas prácticas no tienen el poder de definir nuestra relación con Dios. El versículo 17 establece:

"Estas cosas son sombras de lo que ha de venir, pero el cuerpo es de Cristo".

Aquí, la meditación nos lleva a despojarnos de las cargas legales y rituales, encontrando libertad en Cristo y reconociendo que el Reino de Dios es una realidad que trasciende las sombras de las prácticas externas.

La comunión como expresión del reino

La Cena del Señor, instituida por Jesús en Mateo 26:26-29 y 1 Corintios 11:23-26, es una expresión tangible del Reino de Dios. Al participar en la comunión, recordamos la obra redentora de Cristo y nos unimos en la anticipación del Reino futuro.

Mira TambiénEstudio Bíblico Sobre El MatrimonioEstudio Bíblico Sobre El Matrimonio

Aquí, la meditación se enfoca en la conexión íntima entre la mesa del Señor y la realidad espiritual del Reino, recordándonos que nuestra participación en el Reino va más allá de los elementos físicos presentes en la Cena.

Aplicando la enseñanza en la vida diaria

El desafío final es llevar la comprensión del Reino de Dios no solo a nuestra teología, sino a nuestra práctica diaria. Mateo 5:6 nos exhorta:

"Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados".

La meditación sobre esta bienaventuranza nos llama a vivir una vida que refleje la búsqueda constante de la justicia divina, transformando nuestras acciones y actitudes en el día a día.

Preguntas frecuentes sobre Romanos 14:17

A continuación, tenemos respuestas claras y concisas para aclarar dudas:

  1. ¿Por qué Jesús dijo que el Reino de Dios no es comida y bebida? Jesús quería destacar que el Reino trasciende las preocupaciones materiales y se manifiesta como una realidad espiritual.
  2. ¿Cómo puedo experimentar el Reino de Dios en mi vida diaria? Buscar la justicia y la paz, vivir en libertad en Cristo y participar en la comunión son formas de experimentar el Reino de Dios.
  3. ¿Es incorrecto preocuparse por las necesidades físicas como la comida? No es incorrecto, pero Jesús nos llama a no dejar que las preocupaciones materiales dominen nuestra vida y a recordar que el Reino va más allá de ellas.
  4. ¿Cómo la justicia y la paz son expresiones del Reino de Dios? La justicia y la paz reflejan la naturaleza del Reino de Dios y son esenciales para vivir de acuerdo con sus principios.
  5. ¿Por qué la Cena del Señor es relevante para entender el Reino de Dios? La Cena del Señor nos conecta con la obra redentora de Cristo y nos recuerda la realidad espiritual del Reino que trasciende elementos físicos.
  6. ¿Qué significa despojarnos de las cargas terrenales en Colosenses 2:16-17? Significa reconocer que las prácticas externas no definen nuestra relación con Dios y encontrar libertad en Cristo.
  7. ¿Cómo puedo aplicar la enseñanza del Reino de Dios en mi vida cotidiana? Buscar la justicia, vivir en libertad en Cristo, participar en la comunión y reflejar la búsqueda de la justicia divina son formas prácticas.
  8. ¿Es la meditación una parte importante de comprender el Reino de Dios? Sí, la meditación nos ayuda a profundizar en la comprensión de las Escrituras y a aplicar las enseñanzas del Reino en nuestras vidas.
  9. ¿El Reino de Dios es solo una realidad futura o también presente? Es ambas cosas. Jesús indicó que el Reino está entre nosotros, pero también anticipamos su plena manifestación en el futuro.
  10. ¿Cómo puede el Reino de Dios transformar mis relaciones y actitudes? Al buscar la justicia y la paz, vivir en libertad en Cristo y participar en la comunión, experimentamos la transformación del Reino en nuestras vidas.

Conclusión

Al reflexionar sobre la afirmación de Jesús de que "El reino de Dios no es comida y bebida", encontramos una invitación a una comprensión más profunda y espiritual del Reino. Este no es un reino limitado por las realidades terrenales, sino una realidad que trasciende las dimensiones materiales y se manifiesta en la justicia, la paz y el gozo en el Espíritu Santo.

Mira TambiénCómo Descubrir El Espíritu De Queja Y MurmuraciónCómo Descubrir El Espíritu De Queja Y Murmuración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir