Significado De "El Gran Médico"

"Al oír esto, Jesús les dijo: "Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos; no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores al arrepentimiento". (Marcos 2:17). A Jesús se le conoce como "El gran médico", entre otras cosas por los numerosos milagros que realizó durante su ministerio terrenal.

La Biblia nos dice que "grandes multitudes le seguían, porque veían los milagros que hacía con los enfermos" (Juan 6:2). Curó a muchos enfermos en las ciudades que visitó. Pero Jesús quería algo más que curar sus cuerpos físicos, quería que creyeran en él. Veamos una explicación detallada de esto:

Significado De "El Gran Médico"

Índice
  1. 1. Jesús cura el cuerpo
  2. 2. Jesús cura la mente y el corazón
  3. 3. Jesús cura el alma
  4. Conclusión

1. Jesús cura el cuerpo

Cuando leemos los cuatro evangelios de la Biblia, vemos muchos relatos de curaciones milagrosas que realizó Jesús.

  • Curó a la gente de la lepra (Lucas 17:11-19)
  • la parálisis (Mateo 9:1-8)
  • la ceguera (Mateo 9:27-31)
  • la sordera (Marcos 7:31-37) y otras enfermedades.
  • Curó a mucha gente (Lucas 4:40)
  • Incluso devolvió la vida a tres muertos: el hijo de una viuda (Lucas 7:11-17)
  • La hija de Jairo (Marcos 5:21-24, 35-43)
  • Lázaro (Juan 11:1-44).

Una vez dijo: "Si no veis señales y prodigios, no creeréis" (Juan 4: 48). Todos los signos y prodigios que realizó Jesús fueron para demostrar que era el Hijo de Dios, el Mesías prometido (Juan 20:30-31). Un ejemplo claro de la finalidad de los milagros es la curación de un ciego de nacimiento (Juan 9:1-41). Se trataba de un milagro del que nadie había oído hablar antes (Juan 9:32).

Los judíos sabían que sólo uno enviado por Dios podría hacerlo (Juan 9:33). Por eso los fariseos hicieron todo lo posible para rechazar este milagro, llegando a excomulgar al testigo principal (Juan 9:34). Sabían que si admitían que Jesús lo había hecho, tendrían que admitir que era el Mesías. Así que siguieron negándose a creer en las pruebas porque no querían creer en Jesús (Juan 9:39-41).

Mira TambiénNingún Hombre Puede Servir A Dos Amos SignificadoNingún Hombre Puede Servir A Dos Amos Significado

2. Jesús cura la mente y el corazón

Durante su ministerio, Jesús no sólo curó los cuerpos físicos de las personas. También se ocupó de otros aspectos de sus dolencias. Sabía lo que necesitaban, además de librarse de sus enfermedades. Por ejemplo, cuando Jesús curó a un hombre con lepra en Mateo 8:1-4, primero lo tocó.

No sabemos cuánto tiempo llevaba el hombre enfermo. Debido a las estrictas leyes relativas a las enfermedades de la piel, podemos suponer que durante todo el tiempo que estuvo enfermo, nadie le había tocado hasta que lo hizo Jesús. Su tacto era el primer contacto físico que tenía desde hacía mucho tiempo.

Jesús también le dijo que se presentara ante el sacerdote y que siguiera lo que la Ley de Moisés determinaba que debía hacer en este caso. El procedimiento le permitiría volver a ser social y religiosamente activo. Después de que el sacerdote confirmara su curación, podía ir al Templo, moverse de nuevo por la ciudad, tocar y ser tocado. Volvería a su vida normal.

No se trataba sólo de una curación física. Jesús también se ocupó de las necesidades emocionales, sociales y psicológicas de este hombre. La Biblia menciona otros aspectos de la mente y el corazón de los que Jesús se ocupa.

Por ejemplo, Él se ocupa de nuestra ansiedad (1 Pedro 5:7). Nos da paz (Juan 14:27), descanso (Mateo 11:28) y alegría (Juan 15:11). Él da un propósito a nuestras vidas (Filipenses 1:21) y nos hace miembros de Su familia (Juan 1:12). Todo lo bueno que tenemos y todo lo que necesitamos viene del Padre por medio de él (Santiago 1:17).

3. Jesús cura el alma

Las multitudes no comprendían por qué había venido Jesús al mundo. Le buscaban por los milagros. Pero vino a hacer mucho más que curar enfermedades físicas (Marcos 2:8-12). Vino a salvarnos de la condena que merecen nuestros pecados (Juan 5:24). Pero primero, la persona debe reconocer que está muerta espiritualmente y que no puede ser curada. La autocomplacencia sólo alejará a las personas del único que puede salvarlas.

Mira TambiénNo Juzguéis Para Que No Os Juzguen SignificadoNo Juzguéis Para Que No Os Juzguen Significado

El apóstol Pedro citó una profecía del Antiguo Testamento cuando dijo que Jesús "llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que, muertos a los pecados, viviéramos a la justicia; por sus heridas fuisteis curados" (1 Pedro 2: 24). Cristo sufrió el castigo por nuestros pecados y, en cambio, nos dio la vida eterna (Romanos 6:23).

Jesús todavía puede curar nuestros cuerpos. ¿Pero de qué sirve tener un cuerpo perfectamente sano y perder el alma para la condenación eterna (Mateo 16:26)? Así pues, demos gracias al Gran Médico por el increíble regalo que nos ha hecho: la salvación de nuestros pecados y la vida eterna con Dios.

Conclusión

Jesús nunca prometió curar todas las enfermedades en esta vida. Experimentaremos el sufrimiento (Juan 16:33). Pero Jesús quiere que seamos curados y salvados de nuestros pecados. Por eso murió y resucitó. La Biblia nos dice que un día nos encontraremos con él (1 Tesalonicenses 4:17). Nos dará un cuerpo inmortal (1 Corintios 15:54). No habrá más enfermedad, ni dolor. Seremos libres de todo sufrimiento (Apocalipsis 21:4). Y disfrutaremos de la eternidad en su gloriosa presencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir