Lavado Del Agua Por La Palabra - Significado Y Meditación

"Maridos, amad a vuestras esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla y limpiarla por la palabra, mediante el lavado del agua," (Efesios 5:25-26)

En uno de los pasajes más populares sobre el matrimonio hay una descripción de cómo la iglesia es santificada por el lavado del agua. A primera vista, podríamos pensar en nada más que en tomar un baño o una ducha caliente al final del día, utilizando el agua para limpiar nuestro cuerpo.

Lavado Del Agua Por La Palabra - Significado Y Meditación

Sin embargo, el simbolismo del lavado con agua es rico y profundo en toda la Biblia:

Índice
  1. 1. Agua para la depuración
  2. 2. Lavado para la salvación
  3. 3. Matrimonios y santificación
  4. 4. Adoración por aplicación
  5. Conclusión

1. Agua para la depuración

Lavarse con agua era un signo ritual de santidad. A lo largo de la Ley de Moisés había mandamientos relacionados con la limpieza y la santidad, y lavarse con agua era una de las principales formas en que una persona podía ser proclamada "limpia" o "santificada".

El sumo sacerdote debía lavarse las manos y los pies con agua antes de ministrar al Señor, y el lavado con agua era necesario cuando una persona contraía una enfermedad o traía una infección u otra contaminación a la comunidad.

Mira TambiénEsposos Amad A Vuestras Esposas SignificadoEsposos Amad A Vuestras Esposas Significado

Si alguna vez has comido en una comida de Pésaj, hay varios momentos en los que se realiza un lavado de manos ceremonial para mostrar que todos se han purificado y se han hecho dignos de participar en la comida.

Esto no significa que estos rituales fueran la única ocasión para que los israelitas se bañaran; al contrario, era una señal de que se habían purificado y habían eliminado cualquier mancha o falta ante Dios. Estos códigos de santidad se volvieron hinchados y legalistas en los tiempos del Nuevo Testamento.

Usar agua para lavarse los pies se consideraba una obligación social (Lucas 7:44), y Jesús y sus discípulos a menudo discrepaban con los fariseos sobre estipulaciones como lavarse las manos antes de comer (Mateo 15:1-2).

2. Lavado para la salvación

Jesús tenía en mente algo más que lavarse con agua cuando pensó en santificar a la humanidad. Sabía que el propósito de su nacimiento como ser humano era morir por los pecados de todo el mundo, y que su sangre sería el flujo expiatorio y limpiador por el que podríamos ser perdonados (Mateo 26:26-28). Su sangre es la fuente de nuestra redención (Efesios 1:7) y proporciona una limpieza y un perdón más poderosos que el agua sola (Hebreos 9:22).

Visto a través de los ojos del cielo, los requisitos de la Ley de Moisés eran un símbolo de lo que vendría: el lavado con agua debía prefigurar el lavado con la sangre de Cristo. El resultado estaba incompleto con el simple uso del agua antes de su venida, pero se hizo perfecto y completo con su muerte, sepultura y resurrección.

3. Matrimonios y santificación

Cuando pensamos en este versículo en el contexto de una relación matrimonial, debemos recordar que el marido está llamado a ser la cabeza en la relación terrenal, al igual que Cristo es la cabeza de nuestra relación eterna con Él (Efesios 5:23). Esto lo hace aún más conmovedor y tierno cuando consideramos que Cristo amó a la Iglesia, se entregó por ella y derramó su sangre para poder declararla pura y santa (Efesios 5:25-27).

Mira TambiénUn Buen Nombre Es Mejor Que Las Riquezas: Significado Y MeditaciónUn Buen Nombre Es Mejor Que Las Riquezas: Significado Y Meditación

Esto no significa que el marido pueda expiar los pecados de su mujer, pues ella es responsable de sus propios actos ante el Señor. Todos estamos llamados a confesar nuestros pecados, y Dios tratará con nosotros individualmente cuando extienda su don gratuito de la gracia (1 Juan 1:9).

Pero la analogía en el matrimonio es una dedicación amorosa que implica dar y sacrificar con todo el corazón y el cuerpo. A Jesús le costó todo limpiar y santificar a la Iglesia con su sangre y permitir que fuera lavada, así que al marido le costará todo amar a su mujer lo mejor que pueda.

4. Adoración por aplicación

Este versículo es una hermosa expresión del reconocimiento anterior de Jesús de los mandatos más importantes que debemos obedecer como sus fieles seguidores.

Cuando otros le preguntaron cuál era el mayor mandamiento de la Escritura, Jesús declaró que amar a Dios con todo lo que tenemos y amar al prójimo como a nosotros mismos era el cumplimiento máximo de la Ley de Moisés (Marcos 12:28-31).

Incluso los maestros de la época reconocieron que si pudiéramos obedecer estos mandamientos perfectamente, habríamos cumplido toda la Ley; Jesús incluso reconoció esta aplicación (Marcos 12:32-34).

Conclusión

Cuando nos dirigimos a Dios en todos los ámbitos de nuestra vida -y especialmente en la alianza matrimonial entre un hombre y una mujer- santificamos nuestras vidas y las apartamos como santas. Originalmente lo hacíamos lavándonos ceremoniosamente con agua, como expresión externa de una lealtad interna.

Mira TambiénNo Te Emborraches Con El Vino - Significado Y MeditaciónNo Te Emborraches Con El Vino - Significado Y Meditación

El sacrificio de Jesús permite la limpieza más profunda posible: la eliminación del pecado de nuestras vidas y la capacidad de presentarnos ante el trono de Dios sin mancha ni tacha. Porque Jesús nos lavó con su sangre, y con el poder de su Palabra, podemos ser redimidos.

Por eso seguimos lavándonos simbólicamente con agua cuando nos bautizamos: utilizamos el agua para simbolizar nuestra muerte con Cristo y la novedad de vida que podemos experimentar ahora (Romanos 6:4) mediante el poder limpiador de ser lavados en el agua de Su Palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir