2 Crónicas 15:13 Significado Con Base Bíblica

El versículo 2 Crónicas 15:13 dice lo siguiente:

Y que todo el que no buscara al SEÑOR Dios de Israel muriera, fuera grande o pequeño, hombre o mujer.

Este versículo forma parte de un pasaje que narra la segunda reforma religiosa del rey Asa de Judá, quien fue exhortado por el profeta Azarías a buscar al Señor con todo su corazón y con toda su alma, y a eliminar la idolatría y la apostasía de su reino. El pueblo de Judá hizo un pacto solemne con Dios, y se comprometió a obedecerle y a adorarle exclusivamente, bajo la amenaza de una severa sanción para el que no lo hiciera.

2 Crónicas 15:13 Significado Con Base Bíblica

¿Qué significa este versículo? ¿Qué nos enseña sobre el carácter de Dios y su relación con su pueblo? ¿Qué aplicación tiene para nosotros hoy en día? Estas son algunas de las preguntas que intentaremos responder en este artículo, usando como base bíblica el contexto histórico, literario y teológico del pasaje.

Índice
  1. Contexto histórico
  2. Contexto literario
  3. Contexto teológico
    1. ¿Injusticia Divina?
  4. Lecciones y aplicación de 2 Crónicas 15:13
  5. Conclusión

Contexto histórico

El libro de 2 Crónicas relata la historia de los reyes de Judá desde la división del reino de Israel hasta la caída de Jerusalén y el exilio babilónico. El autor tiene como propósito mostrar cómo la fidelidad o la infidelidad de los reyes afectó el destino del pueblo, y cómo Dios cumplió sus promesas y sus juicios según la obediencia o la desobediencia de su pueblo.

Mira También¿Cuál Es El Pacto Abrahámico Y Cómo Se Hizo? Elementos, Símbolos Y Vigencia¿Cuál Es El Pacto Abrahámico Y Cómo Se Hizo? Elementos, Símbolos Y Vigencia

El capítulo 15 se sitúa en el reinado de Asa, el tercer rey de Judá, que gobernó desde el año 911 al 870 a.C. Asa fue un rey que hizo lo bueno y lo recto ante los ojos del Señor (2 Crónicas 14:2), y que confió en Dios para derrotar a un poderoso ejército etíope que invadió su territorio (2 Crónicas 14:9-15). Sin embargo, Asa también tuvo sus debilidades y errores, como veremos más adelante.

Después de la victoria sobre los etíopes, Asa recibió la visita del profeta Azarías, hijo de Obed, quien le trajo un mensaje de parte de Dios. El mensaje consistía en una exhortación a buscar al Señor con todo su corazón y con toda su alma, y en una advertencia sobre las consecuencias de abandonarlo.

El profeta recordó al rey y al pueblo cómo Israel había estado mucho tiempo sin verdadero Dios, sin sacerdote que enseñara y sin ley, y cómo había sufrido muchas aflicciones por causa de sus pecados. Pero también les recordó cómo Dios se había dejado hallar por aquellos que se habían vuelto a él en medio de sus tribulaciones.

Asa tomó en serio el mensaje del profeta, y se armó de valor para eliminar los ídolos y los altares paganos de todo el territorio de Judá y Benjamín, y también de las ciudades que había conquistado en la montaña de Efraín. Además, reparó el altar del Señor que estaba frente al templo, y convocó a una gran asamblea en Jerusalén para renovar el pacto con Dios.

En esa ocasión, ofrecieron sacrificios al Señor, e hicieron un juramento solemne de buscarlo con todo su corazón y con toda su alma. Y fue entonces cuando pronunciaron la sentencia del versículo 13: que todo el que no buscara al Señor Dios de Israel muriera, fuera grande o pequeño, hombre o mujer.

Contexto literario

El libro de 2 Crónicas está estructurado en torno a las evaluaciones que hace el autor sobre cada uno de los reyes de Judá, siguiendo un esquema que incluye el nombre del rey, la duración de su reinado, su genealogía, su carácter moral, sus hechos principales y su muerte. El autor usa como fuentes los libros de Samuel y de los Reyes, pero también otros registros históricos y proféticos que ya no se conservan.

Mira También¿Era Abraham Judío O Gentil?¿Era Abraham Judío O Gentil?

El capítulo 15 forma parte de la sección dedicada al rey Asa, que abarca desde el capítulo 14 al 16. Esta sección se divide en dos partes: la primera, que va desde el capítulo 14 al 15:19, presenta el lado positivo del reinado de Asa, destacando su confianza en Dios, su victoria sobre los etíopes, su reforma religiosa y su renovación del pacto.

La segunda parte, que corresponde al capítulo 16, presenta el lado negativo del reinado de Asa, enfatizando su falta de fe, su derrota ante los sirios, su rechazo al profeta Hanani y su enfermedad incurable. El capítulo 15 tiene una estructura chiástica, es decir, que se organiza en forma de cruz, donde el elemento central es el más importante. La estructura es la siguiente:

El mensaje del profeta Azarías (vv. 1-7) B. La reforma religiosa de Asa (vv. 8-9) C. La renovación del pacto con Dios (vv. 10-15) B’. La reforma religiosa de Asa (v. 16) A’. El mensaje del profeta Azarías (vv. 17-19)

Como se puede observar, el elemento central es la renovación del pacto con Dios, que es el clímax del capítulo y el punto culminante de la primera parte del reinado de Asa. En este elemento se encuentra el versículo 13, que expresa la condición más radical del pacto: la pena de muerte para el que no buscara al Señor.

Contexto teológico

El libro de 2 Crónicas tiene una perspectiva teológica que resalta la soberanía de Dios sobre la historia y la responsabilidad humana ante sus mandamientos. El autor muestra cómo Dios cumple sus promesas y sus juicios según la obediencia o la desobediencia de su pueblo, y cómo busca restaurar la relación con él a través de los profetas y las reformas.

El capítulo 15 refleja esta perspectiva teológica al presentar el mensaje del profeta Azarías como una palabra de Dios para el rey Asa y el pueblo de Judá. El mensaje contiene una promesa y una advertencia: si buscan al Señor, él estará con ellos; pero si lo abandonan, él también los abandonará. Esta promesa y esta advertencia se basan en el pacto que Dios hizo con Israel en el monte Sinaí, donde les dio la ley y les dijo:

Mira TambiénHabiendo Hecho Todo Para Resistir: Significado Y MeditaciónHabiendo Hecho Todo Para Resistir: Significado Y Meditación

“Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra” (Éxodo 19:5).

El pacto implicaba una relación recíproca entre Dios y su pueblo: Dios les ofrecía su bendición y su protección a cambio de su fidelidad y su obediencia. Sin embargo, también implicaba una sanción para el caso de incumplimiento: Dios les enviaría maldición y castigo si le eran infieles y desobedientes. Estas bendiciones y maldiciones están detalladas en Levítico 26 y Deuteronomio 28. Entre las maldiciones que Dios anunció para el pueblo rebelde se encontraba la siguiente:

“Y Jehová hará volver a tus enemigos contra ti por un solo camino; mas tú saldrás contra ellos por siete caminos; y serás objeto de horror a todos los reinos de la tierra” (Deuteronomio 28:25).

Esta maldición se cumplió en la historia de Israel cuando fue invadido por sus enemigos y llevado al cautiverio por los asirios y los babilonios. Pero entre las bendiciones que Dios prometió para el pueblo arrepentido estaba esta otra:

"Si te volvieres al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma… Jehová hará volver a tus cautivos… Y te hará bien… Y te multiplicará más que a tus padres" (Deuteronomio 30:2-5).

Esta bendición se cumplió en la historia de Judá cuando fue restaurado de su exilio y pudo volver a su tierra y a su templo. El versículo 13 del capítulo 15 de 2 Crónicas expresa la seriedad del pacto que Dios hizo con su pueblo, y la gravedad de la desobediencia a sus mandamientos.

Mira TambiénLa Guerra Espiritual Según La Biblia: Cómo EnfrentarlaLa Guerra Espiritual Según La Biblia: Cómo Enfrentarla

El pueblo de Judá se comprometió a buscar al Señor con todo su corazón y con toda su alma, y a eliminar toda forma de idolatría y apostasía de su reino. Y para asegurar el cumplimiento de este compromiso, estableció una pena máxima para el que no lo hiciera: la muerte.

¿Injusticia Divina?

Esta pena puede parecernos excesiva o injusta, pero debemos entenderla en su contexto histórico, literario y teológico. Históricamente, el pueblo de Judá estaba rodeado de naciones paganas que adoraban a dioses falsos y practicaban ritos abominables, como la prostitución sagrada y el sacrificio de niños.

Estas naciones eran una amenaza constante para la integridad y la seguridad de Judá, y también para su fidelidad y su pureza. Por eso, el pueblo de Judá debía mantenerse firme en su lealtad al Señor, y evitar cualquier contaminación o influencia de los pueblos vecinos.

Literariamente, el versículo 13 forma parte de un pasaje que resalta el lado positivo del reinado de Asa, quien fue un rey que buscó al Señor con todo su corazón y con toda su alma, y que eliminó los ídolos y los altares paganos de todo su territorio.

El pasaje muestra el celo y el entusiasmo del pueblo por seguir el ejemplo del rey, y por renovar el pacto con Dios. El versículo 13 también contrasta con el capítulo 16, donde se narra el lado negativo del reinado de Asa, quien dejó de confiar en Dios, y se alió con los sirios para enfrentar a los israelitas. El versículo 13 anticipa el juicio que Dios le envió al rey por medio del profeta Hanani:

“Por cuanto te has apoyado en el rey de Siria, y no te apoyaste en Jehová tu Dios, por eso el ejército del rey de Siria ha escapado de tu mano” (2 Crónicas 16:7).

Mira También¿Por Qué Abraham Negoció Con Dios Con Respecto A Sodoma Y Gomorra (Génesis 18)?¿Por Qué Abraham Negoció Con Dios Con Respecto A Sodoma Y Gomorra (Génesis 18)?

Teológicamente, el versículo 13 refleja el carácter santo y justo de Dios, que no tolera la idolatría ni la infidelidad de su pueblo. Dios es celoso de su gloria, y no comparte su honra con nadie (Isaías 42:8). Dios es también fiel a su palabra, y cumple sus promesas y sus juicios según la obediencia o la desobediencia de su pueblo. El Señor, es también misericordioso y compasivo, y se deja hallar por aquellos que se vuelven a él con todo su corazón y con toda su alma.

Lecciones y aplicación de 2 Crónicas 15:13

El versículo 13 del capítulo 15 de 2 Crónicas nos enseña varias lecciones para nuestra vida cristiana hoy en día. En primer lugar, nos enseña que debemos buscar al Señor con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma. Esto significa que debemos amar a Dios sobre todas las cosas, y dedicarle nuestra vida entera.

Es necesario adorar al Señor en espíritu y en verdad, y servirle con alegría y gratitud. Debemos estudiar su palabra, orar sin cesar, y obedecer sus mandamientos. También es preciso depender de él en todo momento, y confiar en sus planes y propósitos.

Por otro lado, nos enseña que debemos eliminar toda forma de idolatría y apostasía de nuestra vida. Esto significa que debemos renunciar a todo lo que nos aparta o nos distrae de Dios. Es necesario evitar las tentaciones del mundo, la carne y el diablo. Esto implica resistir las presiones y las influencias de la cultura secular y rechazar las falsas doctrinas y las herejías que pervierten el evangelio. Y, por supuesto, también implica arrepentirnos de nuestros pecados, y confesarlos ante Dios.

El pasaje, además nos enseña que debemos tomar en serio el pacto que hemos hecho con Dios, lo que significa recordar que somos su pueblo, y que él es nuestro Dios, que hemos sido salvados por su gracia, y no por nuestras obras. Es preciso recordar que hemos sido sellados por su Espíritu, y no por nuestra voluntad. Hemos sido llamados a su reino, y no al mundo y tenemos una esperanza eterna, y no una temporal.

Conclusión

El versículo 2 Crónicas 15:13 es un pasaje que nos desafía a examinar nuestra relación con Dios, y a renovar nuestro compromiso con él. Nos invita a buscar al Señor con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma, y a eliminar toda forma de idolatría y apostasía de nuestra vida. Aparte de esto, nos recuerda que somos parte de un pacto con Dios, que implica bendiciones y maldiciones según nuestra obediencia o desobediencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir